A poco de haberse cumplido el sexto aniversario de la explosión en Salta 2141, este miércoles comenzó la remoción del muro que se levantó en el lugar luego de la tragedia en el macrocentro rosarino. La intervención es parte de los preparativos para una importante obra cuya licitación aún no se cerró.

El predio fue expropiado a principios del año pasado a través de un convenio que firmó el Gobierno de Santa Fe con la venia de la Legislatura provincial. Luego de la convocatoria a un concurso nacional, el sitio servirá como sede de un memorial para recordar a las 22 víctimas fatales. Allí también funcionará la Escuela de Música "Carlos Guastavino" y la sede de la asociación civil que formaron los familiares.

Marcela Nissoria, expareja de una de las personas que falleció la mañana del 9 de agosto de 2013, publicó en la víspera la última foto del emblemático paredón que reflejó durante cinco años el reclamo de justicia de parte de vecinos y damnificados. La colocación de un portón para facilitar el ingreso a la propiedad modificará la fachada sobre la cual se plasmaron los diferentes momentos del duelo de cientos de personas por el estallido y el derrumbe a raíz de una fuga de gas.

El proyecto para reutilizar el amplio terreno lindero con la sucursal del supermercado La Gallega tomó forma a fines de 2018 a través de un concurso nacional para definir la propuesta arquitectónica. El próximo paso es licitar la construcción que se pondrá en marcha luego del cambio de mando en la Casa Gris.