Las irrupciones alcanzaron 33 domicilios en un despliegue ordenado por el Ministerio Público de la Acusación (MPA).


Lo que en un comienzo generaba gran confusión en vecinos del macrocentro empezó a aclararse con la salida del sol. En un despliegue como hace meses no ocurría en Rosario, agentes del Grupo Especial de Operaciones Federales (GEOF) con helicóptero incluido realizaron este martes 33 allanamientos.

Si bien la presunción indicaba que podría tratarse de una investigación vinculada al narcotráfico, desde el Ministerio Público de la Acusación (MPA) indicaron que el desencadenante de las intervenciones fueron actuaciones vinculados al fuero penal provincial.

Por indicación de los unidades fiscales de Investigación y Juicio y de Homicidios se ordenaron los allanamientos para destrabar banda vinculada a diversos hechos delictivos.

Se contabilizaron 33 domicilios allanados en barrio Tablada, República de la Sexta y otras zona del macrocentro y al zona sur.

Pero las pesquisas alcanzaron también la Unidad Penitenciaria N° 11 de Piñero y la sede del Instituto de Recuperación del Adolescente de Rosario (IRAR), por sospecharse que internos de dichos establecimientos tendrían vinculaciones con las personas sospechosas en libertad.

En el caso puntual de República de la Secta, trascendió que se secuestraron chalecos antibalas, inhibidores de celular, armas, plantas de marihuana de casi dos metros de alto y un despliegue de casi 200 efectivos federales. En el barrio incluso, hasta se allanó al sede de la iglesia evangélica Efesios 220.

En horas del mediodía se aguardaba una conferencia del fiscal Adrián Spelta para brindar más detalles sobre las actuaciones realizadas.

Fotografía: @beatrizpriotti






Comentarios