Pablo Nicolás B. fue detenido el jueves en una pizzería del macrocentro. Varias víctimas lo identificaron en una rueda de reconocimiento. 


Este domingo fue  imputado Pablo Nicolás B., un hombre de 24 años sospechado de ser el autor de una serie de abusos sexuales contra mujeres en distintos comercios de la ciudad. La jueza de Primera Instancia María Chiabrera dictó la prisión preventiva efectiva por el plazo de ley.

La fiscal del caso, Alejandra Raigal, de la Unidad Especial de Delitos Sexuales le endilgó tres hechos de abuso sexual agravado con acceso carnal, cinco casos de abuso simple y ocho casos de robo calificado.

Vale recordar que el sujeto fue detenido el jueves a la noche y el viernes a la tarde fue reconocido por siete de las nueve víctimas atacadas en una serie de episodios cometidos entre enero y julio de este año.

Para llegar a la detención, la investigación se basó en dos elementos. Los peritos informáticos mejoraron imágenes que habían sido captadas por domos municipales y cámaras de videovigilancia sobre la moto negra utilizada por el abusador y la patente. A partir de allí, la fiscal ordenó una serie de allanamientos.

El aprehendido trabajaba como delivery en una pizzería del macrocentro. Allí se le secuestró una moto cuya patente fue aportada por la madre de una de las mujeres abusadas. Se le incautaron otros elementos que lo relacionan a los ataques y además en su casa de zona sur, efectivos policiales hallaron objetos que complicarían su situación procesal.

Además, en la casa del sospechoso se encontraron encomiendos juguetes robados en un comercio de España al 3800 el pasado 10 de julio y precintos plásticos usados en los ataques y ropa.

Al momento de ser detenido, el sospechoso cambió radicalmente su aspecto: se había dejando crecer la barba y el cabello. 





Comentarios