El intendente de la ciudad del departamento Río Segundo asumió como principal foco de propagación del virus, a los encuentros familiares y sociales, reconociendo que son imposibles de controlar más allá de que estén autorizadas o no.


Después de casi 180 de confinamiento, cada vez más intendentes van optando por no retroceder de fase ante casos de Covid-19. Siguiendo el ejemplo de países como Uruguay, las autoridades ahora apuestan al compromiso social, señalando que es necesario aprender a convivir con el virus.

Además, la mayoría de los contagios se dan en reuniones sociales y familiares, no en lugares de trabajo, donde los protocolos son estrictos y el cumplimiento se hace efectivo.

En ese sentido, el intendente de Villa del Rosario, asumió que “técnicamente es imposible de controlar que no se realicen reuniones sociales”, y al reportarse cinco nuevos casos en la ciudad (ya son 18 en total registrados en esta última semana), aseguró que “la situación permanece controlada” por lo cual “no habrá cambios previstos en las actividades habilitadas”.

Con 45 hisopados en espera de sus resultados y 432 contactos estrechos y de segunda línea en aislamiento obligatorio, Manera apuntó a la responsabilidad social, adquiriendo como hábitos el lavado frecuente de manos, el distanciamiento social, la desinfección e higiene en general y el uso de tapaboca.




Comentarios