El coronavirus no da tregua y en algunos puntos de la provincia de Córdoba se registran aumentos de casos, que no dejan más que preocupación como en el caso de Laboulaye, donde se cancelaron actividades públicas y ahora se escucha la expresión “fase 1”.

En tal sentido y ante el incremento de contagios es el propio intendente César Abdala, el que pone el tema sobre la mesa: “no me gustaría tener que cerrar todo. Yo no quiero que la gente no trabaje y no pueda abrir sus negocios. Nunca fui partidario de eso, pero tampoco puedo dejar que todo se desbande por no aplicar las medidas que se necesitan”, indicó a diario Puntal.

En ese contexto, la vuelta a la fase 1 está bajo análisis y el jefe comunal insiste con que no se “relajen” los vecinos al considerar que “la gente no se da cuenta, cree que esto ya pasó y no es así. Ya entramos a la temporada de frío y viene otra ola. Hay que estar preparados”, aseveró.

“Yo soy médico y veo con mucha preocupación esto, no sólo por lo que me pueda pasar a mí, que estoy con una inmunodeficiencia, sino lo que pueda pasar con cualquier persona mayor o de riesgo. Por eso tengo que tomar cartas en el asunto”, concluyó el intendente.