La Cámara del Crimen de Segunda Nominación de la ciudad de Río Cuarto determinó que la docente, acusada de abuso y pornografía infantil, fuese condenada a 15 años de prisión. El procedimiento judicial se había frenado ya que la mujer se había contagiado de coronavirus, pero finalmente, este martes, se efectivizó la condena.

La maestra de 43 años, de la localidad de Viamonte, fue encontrada culpable de los delitos de abuso sexual simple, exhibiciones obscenas, producción de pornografía infantil y promoción de corrupción de menores. Los hechos se perpetraron contra pequeños de 4 y 5 años, mientras ella cumplía el rol de docente.

Emilio Andruet, el juez que condenó a la mujer, señaló a Cadena 3 que fueron “hechos muy fuertes” y que la persona “había cometido los hechos conforme a la prueba”. “Lo que hacía era sacar las ropas de los niños y hacer movimientos eróticos. A eso lo filmaba y les sacaba fotografías”, describió.

La pena a 15 años de prisión que determinó el magistrado es la misma que pidió la fiscalía. La mujer siguió todo el procedimiento desde la cárcel de Río Cuarto, donde quedó alojada.

Andruet explicó que las pericias psicológicas y las cámaras Gesell coincidentes determinaron que los menores fueron víctimas de los delitos de índole sexual. “El parámetro de penas con el que fue condenada es de entre 10 y 20 años. El intermedio era lo que entendí que era lo justo para imponer una sanción penal”, precisó.

Cuando se le dio la palabra a la acusada dijo ser inocente de los hechos que se le adjudicaron.

Una “desaparición” que se investiga

Algo que le llamó la atención de las autoridades fue que, durante el proceso, “desapareció” una pieza clave en el juicio. Cuando se detuvo a la acusada, se procedió a allanar su domicilio. En el lugar, se secuestraron dos teléfonos celulares, pero uno de ellos desapareció estando en custodia de la Comisaría de Viamonte.

Por este episodio se abrió otra causa que continúa en investigación.