Ante la ola de contagios que se registra en Chaco en las últimas semanas, en especial la última, las localidades de Juan José Catelli, Miraflores y Tres Isletas, decidieron, a través de sus respectivos comités de emergencia, la suspensión de las clases presenciales en zonas sus respectivas zonas urbanas.

Vale mencionar que fue el gobernador Jorge Capitanich quien en la mañana de hoy detalló la situación que atraviesan estas localidades y otras, las cuales junto a Resistencia, son las más afectadas por el virus.

El intendente de Castelli, Pio Sander informó que además de la suspensión de clases presenciales en los establecimientos educativos urbanos, también se suspenderán todas las actividades deportivas, las religiosas y se dispuso el cierre, entre las 22 y 6, de bares y restaurantes. Precisó que las medidas regirán desde este lunes 17 al 24 de mayo.

Actualmente en Castelli son 133 los casos activos y ayer, domingo, 28 personas recibieron el alta. “Tenemos un número importante de personas que se han hisopado entre sábado y domingo así que esta tarde tendremos nuevos resultados”, explicó.

Por otra parte desde la municipalidad de Tres Isletas comunicaron una serie de nuevas medidas que entraron en vigencia desde la primera hora de este lunes y que se extenderán hasta el domingo 30 de mayo.

Entre las principales decisiones, desde la comuna informaron que “se suspende la presencialidad de clases en todos los niveles educativos públicos y privados, inclusive de guarderías y/o espacios de primera infancia”.

A su vez, indicaron que se promueve una restricción del horario comercial y de circulación hasta las 22, sin embargo los comercios podrán seguir trabajando hasta las 00:00 bajo la modalidad de delivery. Aseguran que se realizarán secuestros y multas “a quienes circulen sin autorización de esencialidad”.