En plena bajante histórica del río Paraná, con la cual se ven interrumpidos el tráfico fluvial y la actividad pesquera, SAMEEP garantizó que brindará agua potable a la provincia normalmente. La empresa realiza trabajos actualmente con el fin de mantener el abastecimiento, principalmente en el Complejo de Plantas Potabilizadoras en Barranqueras.

El ingeniero Aníbal Aquino, gerente de Producción y Transporte de SAMEEP, indicó que “en la actualidad, el caudal de agua para la potabilización y distribución se encuentra asegurado”. Dicho esto, solicitó a la comunidad que se realice “un uso responsable y solidario del agua; para no perjudicar el abastecimiento del líquido vital a los demás vecinos”.

Respecto a las obras del servicio de agua potable, Aquino mencionó que “se viene trabajando desde 2020 porque se da una bajante extendida en el tiempo que en esta época nos pone en alerta por los niveles que tiene el río. En el hidrómetro del Puerto de Barranqueras se llegó a 0,72 metros cuando el mínimo del año pasado fue 0,80”.

“Hay trabajos que se están realizando complementando lo realizado durante el año pasado para mantener la producción y garantizar el tratamiento del agua. Es una situación que nos genera problemas en los equipos de bombeo y se deben hacer trabajos adicionales, tareas de mantenimiento, pero estamos trabajando con los caudales normales de producción”, añadió el funcionario.

Entre otras dificultades, el ingeniero comentó que “a los problemas existentes por la bajante se nos suma una influencia importante del río Bermejo dado lo bajo del Paraná y esos sedimentos nos generan dificultad en la producción porque hay que hacer una mayor limpieza y lavado de unidades permanentes”.

Efectos de la bajante

Hoy día el servicio de agua potable no es el único sector amenazado por esta situación. El gobierno chaqueño impuso una veda total a la pesca, la cual fue renovada el día de ayer, e insta a Corrientes a hacer lo mismo.

Entretanto, el paso de embarcaciones se ve imposibilitado dada la escasa altura del río, con lo cual se ve severamente afectado el tráfico fluvial. El director del puerto de Barranqueras, Roberto Benítez, destacó que “por río estamos complicados, es imposible realizar operaciones en estos momentos”. Sin embargo, según él, “se dice que para agosto el río vuelve a subir”.