El gobernador del Chaco, Jorge Capitanich, acompañado del jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, y al ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, inauguraron este martes la planta de tratamiento de residuos cloacales que beneficiará a 400 mil habitantes del Gran Resistencia. Además en la provincia se están invirtiendo $50 mil millones para la industria de la construcción y se proyecta llegar a los 12 mil empleos privados formales este año.

Consiste en dos obras principales: el sistema de colección e impulsión cloacal y la planta de tratamiento de líquidos cloacales, financiadas por el Banco Mundial con un presupuesto de U$165.178.000. Fueron licitadas el 2013 y hacia fines del 2015 ya se había logrado un 70% de avance. Sin embargo, en el periodo 2015-2019, no logró terminarse ante la falta de financiamiento del gobierno de Mauricio Macri. Actualmente se están interconectando los sistemas existentes con la planta, que ahora sí ya está en funcionamiento.

“Con esta obra, el acueducto inaugurado con el presidente, las que están apunto de terminarse y otras que se pondrán en marcha, estamos sintetizando una fuerte inversión al empleo y a la salud”, subrayó el gobernador. Esto se traduce en una inversión de 50 mil millones de pesos en obras públicas que se están ejecutando en la provincia, a través de diferentes fuentes de financiamiento, como parte del Plan Chaco Reactiva.

“En 2015 llegamos al pico máximo de 15 mil empleos, y después de una fuerte caída durante el gobierno anterior, me animo a decir que con todas las obras en ejecución y proyectadas este año estaremos en más de 12 mil empleos privados formales en la industria de la construcción”, aseveró Capitanich.

En esa línea destacó el valor para el saneamiento ambiental de una gran región de la geografía provincial. “No es solo el tratamiento de residuos cloacales, sino que implica eliminar las lagunas de oxidación que tantas enfermedades causan y volcar al río agua de buena calidad para un ambiente sano; eso es salud para todos y todas”, apuntó.

“Es otro logro que quedará en la historia del Chaco, y ahora pretendemos llegar con redes cloacales al hogar de cada chaqueño y cada chaqueña para universalizar el servicio”, aseguró Capitanich, acompañado además por el intendente de Resistencia, Gustavo Martínez; la secretaria de Provincias del Ministerio del Interior, Silvina Batakis; el ministro de Planificación, Economía e Infraestructura, Santiago Pérez Pons; el presidente de Sameep, Leonardo Aguzin; y las intendentas de Barranqueras, Magda Ayala, y de Fontana, Patricia Rodas; entre otros funcionarios y legisladores.

“Es tiempo de una política real y de rendir cuentas”

Santiago Cafiero ponderó la gestión del gobernador Capitanich: “él sabe lo que necesita su gente, es preciso y no anda con superficialidades, busca aquello que realmente cambiará la vida de las y los chaqueños”. Celebró además la culminación de esta obra que debería haber concluido en 2017, pero que en la presidencia de Mauricio Macri fue ralentizada: “son cuatro años perdidos para la sanidad del AMGR, en los que los trabajadores estuvieron resistiendo para que no se detenga”.

“Nos toca poner a la Argentina y al Chaco de pie en pandemia, y lo hacemos con estas obras que ponen de manifiesto cuáles son las prioridades de los gobiernos nacional y provincial”, dijo por su parte el ministro Gabriel Katopodis, indicando que el 45% de los nuevos empleos que se generaron en el país corresponden a la construcción. “La Argentina siempre salió de las crisis con la claridad de la gente, el apoyo de la producción y el apalancamiento de la obra pública. Poner a la Argentina de pie, es también poner el Estado y la política a la altura del esfuerzo que hicieron los chaqueños y las chaqueñas durante la pandemia”, manifestó.

Una planta única a nivel nacional

El primer componente es una red maestra en el Sur de la ciudad, consistente en colectores principales de gran diámetro que reciben los aportes del sistema cloacal del AMGR. Para ello se reacondicionaron 14 estaciones de bombeo que se encontraban en estado de deterioro importante. El líquido crudo se transporta a la planta de tratamiento emplazada a 5 kilómetros al sur del ejido urbano, sobre avenida Urquiza, mediante un caño de impulsión de 1.200 mm. A su vez, el líquido tratado es transportado hasta su punto de vuelco en el riacho Barranqueras mediante una cañería de 12 kilómetros de longitud y un diámetro 1.200 mm.

Esta obra incluye la instalación de 29 kilómetros de cañerías, entre principales y secundarias, y la rehabilitación de 14 estaciones de bombeo. Permitirá colectar, para luego tratar los efluentes cloacales de una población de 400.000 habitantes, mediante una planta de tratamiento con aplicación de tecnología de Reactores Anaeróbicos de Flujo Ascendente, siendo la primera de estas características instalada en el país para saneamiento urbano. Además, se obtendrán del proceso subproductos como arena para construcción y relleno, biogás y biodiesel, y compost para fertilización.