El intendente Luis Castellano y la Jefa de Gabinete, Amalia Galantti, firmaron este lunes el decreto N° 51.208, a partir del cual, Rafaela adhiere al toque de queda sanitario, sugerido por la Nación y al que suscribió la Provincia, a través del decreto N° 6/21.

Como principal cambio, se dispone el impedimento de circular o de trabajar (en el caso de que las tareas no sean esenciales):

a) de lunes a viernes inclusive: entre la cero treinta (0.30) y seis (6:00) horas

b) sábados, domingos y feriados entre la una treinta (1:30) y seis (6:00) horas

En el primer considerando, se retoma la sugerencia de la Nación sobre los “parámetros sanitarios” para imponer estas restricciones:

  • La razón de casos, definida como el cociente entre el número de casos confirmados acumulados en los últimos CATORCE (14) días y el número de casos confirmados acumulados en los CATORCE (14) días previos, sea superior a UNO COMA VEINTE (1,20).
  • Y la incidencia definida como el número de casos confirmados acumulados de los últimos CATORCE (14) días por CIEN MIL (100.000) habitantes, sea superior a CIENTO CINCUENTA (150).

En este sentido, Rafaela está cerca de cumplir el primero y, largamente, cumplimenta el segundo.

En el decreto provincial, se deja establecido a los Municipios que pueden imponer restricciones mayores a las sugeridas. “(...) A criterio de este Departamento Ejecutivo Municipal, atendiendo a la situación epidemiológica local, se estima conveniente adherir a las disposiciones reguladas en el Decreto Provincial N.° 0006/21, otorgando uniformidad legislativa y seguridad jurídica en la regulación de los horarios de funcionamiento de locales gastronómicos y las limitaciones a la circulación nocturna en la ciudad, no siendo necesario por el momento, disponer mayores restricciones”, dice el octavo considerando.

Aquellos que incumplan el decreto, deberán pagar las multas establecidas en la ordenanza N° 5.174 y sus modificatorias, además de las causas penales que le cupieren.