El Juez Rodolfo Mingarini resolvió la prisión preventiva sin plazo para dos entrerrianos, acusados por el fiscal Carlos Zoppegni de San Jorge de ser coautoría del delito de secuestro coactivo agravado por la participación de tres o más personas en el marco del cual resultó la muerte intencional de Héctor Domingo Cornalis. El hombre, oriundo de María Juana, fue asesinado el 16 de abril pasado, cuando llegaba a la cooperativa láctea 22 de marzo, en Eustolia (departamento Castellanos).

Los imputados tienen 20 y 28 años y sus iniciales son HCJS y NAB, respectivamente. Los dos hombres fueron detenidos en la ciudad de Paraná y luego fueron extraditados a nuestra provincia. En tanto, hay un tercer hombre de 24 años que también es investigado y si bien está prófugo, ya fue identificado y se libró su correspondiente orden de detención.

// Mirá también El Papa habló con la viuda de Cornalis, el empresario asesinado de María Juana

Por su parte, otro hombre de 38 años cuyas iniciales son RMA ya fue imputado y está en prisión preventiva desde el martes 27 de abril.

Según Zoppegni, “Los dos imputados y el hombre que está prófugo dieron muerte de forma consciente y voluntaria a Cornalis”, sostuvo el fiscal. “Previamente, lo secuestraron cuando la víctima llegaba en su vehículo particular a su trabajo en la sede de la cooperativa 22 de Marzo ubicada a la altura del kilómetro 112 de la ruta provincial número 13”, agregó.

“Cornalis fue golpeado salvajemente, maniatado con precintos en tobillos y muñecas y trasladado en su propio auto y contra su voluntad”, relató Zoppegni, quien indicó que “el objetivo de los imputados era secuestrar a Cornalis, trasladarlo a su casa en María Juana (departamento Castellanos), reducir a los integrantes de su familia y sustraer el dinero que supuestamente tenía en la vivienda para pagar a empleados y proveedores a raíz de que era el tesorero de la cooperativa”.

En la audiencia de esta mañana, Zoppegni también detalló que “razones ajenas a los imputados impidieron que pudieran llevar adelante el plan” y añadió que “esta frustración de los objetivos motivó que, para procurar su impunidad, golpearan con elementos contundentes a Cornalis hasta quitarle la vida”.

“Finalmente, y sin haber podido consumar el robo del dinero, abandonaron el vehículo en el que estaba el cuerpo sin vida de la víctima en un camino rural en jurisdicción de Colonia Cello (departamento Castellanos)”, concluyó el fiscal.

Diligencias pendientes

El fiscal Zoppegni señaló que “si bien tenemos evidencias suficientes para la instancia procesal en la que estamos, aun faltan concretar otras medidas que servirán para reforzar lo ya planteado”.

Restan informes de los teléfonos utilizados por los tres imputados”, adelantó el representante del MPA. En tal sentido, apuntó que “el imputado que fue compañero de trabajo de Cornalis reseteó su teléfono y borró todos los contactos y comunicaciones, motivo por el cual la pericia a ese celular se deberá realizar con más rigurosidad a los fines de recuperar la información”.

Zoppegni también indicó que “el celular de la víctima aún no pudo peritarse porque se priorizaron los estudios relacionados a las huellas y a las muestras de sangre que se obtuvieron del aparato”.

Por último, el fiscal informó que “también restan por realizarse el análisis digital y las pericias biológicas de los perfiles genéticos obtenidos de todos los elementos secuestrados”, y puntualizó que “una vez que tengamos estos resultados los cotejaremos con los perfiles de las personas investigadas”.