Un misterioso caso sacude al Departamento Castellanos: un hombre fue secuestrado en Eustolia, frente a su establecimiento lácteo, y encontrado sin vida, tiempo más tarde, en Colonia Cello. La policía interviene para esclarecer el hecho.

El hecho ocurrió minutos antes de las 6, cuando Héctor Cornalis (vecino de María Juana) llegó a la cooperativa (una fábrica de quesos) y vio que un grupo de personas (en principio, serían tres) lo estaba esperando. Luego de un forcejeo, lo introdujeron en su propio auto (Ford Focus blanco, patente OEE 606), privándolo de la libertad y dirigiéndose por la ruta 13, hacia el norte, con destino a la autovía de la ruta 19, que lleva a San Francisco.

Cuando llegó la policía, encontraron una Bersa calibre 22, dos medias y rastros de sangre, desconociendo si era o no de la víctima.

La primera versión indicaba que lo habían liberado en Colonia Cello, unos kilómetros al norte, pasando la 19. Pero, finalmente, la propia hermana informó a Radio Canal de San Francisco que “los secuestradores lo mataron”. En principio, lo habrían encontrado en su auto.

Héctor CornalisBomberos Voluntarios de María Juana

“A mi papá lo mataron. Mi familia ya fue a reconocerlo a Colonia Cello”, una de las hijas del vecino de María Juana asesinado.

La muer agregó que “los autores (del robo) quedaron registrados en las cámaras de seguridad de la empresa láctea en la cual trabajaba mi papá”.

El fiscal de San Jorge, Carlos Zoppegni, es quien investiga, y las acciones las lleva a cabo el comisario inspector Osvaldo Avila.

NOTICIA EN DESARROLLO