En la noche del domingo, un numeroso grupo de vecinos de María Juana volvieron a congregarse para reclamar Justicia para familia Cornalis. No sólo por el asesinato de Héctor, ocurrido el pasado 16 de abril (y que tiene un único detenido, ya imputado), sino también para Ramiro, el hijo, que está detenido con prisión preventiva por una causa de violencia de género.

La convocatoria corrió por cuenta de la familia, concretamente la hija, quien realizó un posteo en este sentido, pidiendo que la gente se reúna en la capilla de la escuela Santa María de los Ángeles y de allí hacia el Anfiteatro, para terminar en San Martín. Fue la segunda realizada en este pueblo del departamento Castellanos. Durante la marcha, la esposa de la víctima, Patricia, pidió a los concurrentes que sigan apoyando a la familia.

Con respecto al asesinato de Héctor Cornalis (56), el Fiscal Carlos Zoppegni imputará este martes a Roberto A., alias “Sombra” (38 años), detenido el pasado lunes 19 en su domicilio de Estación Clucellas, a quien también se le secuestró un Fiat 147 por la privación ilegítima de la libertad seguida de muerte. El hombre había trabajado (y despedido) en la Cooperativa “22 de Marzo”, donde dio inicio el crimen. Cornalis fue encontrado, con heridas cortopunzantes en su cuerpo, en Colonia Cello, horas después, ya sin vida. La audiencia de medidas cautelares podría llevarse a cabo este martes, y allí se definiría la prisión preventiva. Mientras tanto, se espera por la continuidad de la investigación, que derive en la detención del resto de las personas que participaron del ilícito (se estima que fueron, al menos, tres).

Pero también, los manifestantes pidieron por la libertad de Ramiro Cornalis, quien tiene una prisión preventiva por violencia de género. La primera denuncia en su contra surgió a partir de la viralización de un video realizado por Débora Actis, el 25 de diciembre de 2019. Las imágenes, que tuvieron repercusión nacional, mostraban a la joven con el rostro ensangrentado. Según la mujer, la herida la había producido Ramiro Cornalis, su pareja. Este se presentó voluntariamente ante la Justicia y quien lo acusó fue, justamente, el fiscal que investiga el asesinato de su padre: Carlos Zoppegni. Le imputó heridas calificadas, pero el juez penal Ruiz Staiger le concedió la libertad, mediente medidas alternativas.

El sábado 27 de junio, la joven volvió a denunciarlo. Dijo que Ramiro Cornalis la interceptó cuando iba a la casa de una amiga, la amenazó con un cuchillo e intentó secuestrarla, llevándola a un campo cercano. Según el relato de la víctima, la amenazó con prenderla fuego. La madre de Débora hizo una denuncia -tras cinco horas sin tener noticias de su hija- porque vio una foto que tenía como leyenda “última cena antes de la partida”. La policía los encontró a las 3.35 en un descampado, Cornalis fue imputado el 1° de Julio y al día siguiente, recobró la libertad - pese a que el Fiscal, en este caso, Jorge Nessier pidió la prisión preventiva- con la condición de que se mude a San Francisco, Córdoba. Esta medida fue apelada y el camarista Fabio Mudry decidió anular la resolución de primera instancia que lo dejaba libre y dispuso la prisión preventiva que hoy sigue vigente. “Quien viola una medida de distancia no ha de tener obstáculo en seguir haciéndolo”, dijo en su fallo, tras la audiencia del 21 de agosto.

Según los manifestantes, la causa fue armada y que Ramiro es inocente, motivo por el cual, piden su libertad.

Atención para mujeres en situación de violencia

Si vos o alguien que conocés vive alguna situación de violencia, llamá gratis al 144 o buscá algún centro de atención cercano