Se dictó la prisión preventiva para los imputados por el asesinato de Cristian “Casimiro” Sotelo, en el brutal tiroteo el pasado domingo 13 de junio en el barrio A-3-2 de Posadas, por orden del Magistrado Ricardo Balor, a cargo el Juzgado de Instrucción N°6.

Dos de los sospechosos por el homicidio fueron liberados mientras que a los otros cuatro, Juan Carlos “Pitoka” R. (27 años), Elio “El Garrafero” C. (28 años), Germán “Belco” I. (25 años) y Diego “Cafú” T. (25 años),  se les dictó la prisión preventiva, los cuales son los más comprometidos en el crimen. Además se dispuso que sean alojados en la Penitenciaría de Cerro Azul.

Hubo mas de 20 disparos.

Están imputados bajo los cargos de “homicidio y homicidio en grado de tentativa agravado por el uso de arma de fuego y por ser en poblado y en banda”.

Debido a la falta de pruebas, Armando Emanuel G. de 26 años fue liberado, además de que en ninguna de las declaraciones testimoniales fue escuchado su nombre.

Así también, Diego Ezequiel R. de 27 años fue puesto en libertad luego de constatarse que al momento de los hechos se encontraba en el cumpleaños de su hermano.

El tiroteo

El salvaje tiroteo que culminó en la muerte de Cristian Sotelo, ocurrió en la mañana del domingo 13 de junio, aproximadamente a las 6:30, en el barrio A 3-2 de Posadas, cuando personas encapuchadas desde una camioneta ejecutaron más de veinte disparos a unos hombres que salían de una fiesta clandestina del mencionado barrio.

Según testigos, los atacantes estarían vinculados al narcotráfico, como consecuencia de los disparos, falleció un hombre y fueron heridas varias personas.

Los detenidos se encuentran seriamente complicados en el hecho.

La hermana de la víctima fatal del tiroteo, Gladys Beatriz Sotelo, explicó que los vecinos salían de una fiesta que se había realizado a tres casas de su domicilio y que al salir la gente del lugar, personas con capuchas en sus rostros, a bordo de varias camionetas, comienzan a disparar generando una “lluvia” de balazos.

Las víctimas del tiroteo se refugiaron en la vivienda de la misma, al concluir los disparos, la banda a bordo de las camionetas se fugaron del lugar del hecho, luego los heridos fueron trasladados de urgencia al Hospital Ramón Madariaga. Cristián Andrés Sotelo perdió la vida en ese trayecto.

Cuando tomaron testimonios a los testigos del hecho, todos coincidieron en los relatos de los hombres encapuchados, a bordo de una camioneta, armados “hasta los dientes”.