El intendente de Paraná, Adán Bahl, inauguró un nuevo periodo de sesiones ordinarias del Honorable Concejo Deliberante de la ciudad. Con un discurso en el Teatro 3 de Febrero, el presidente municipal sostuvo que el primer objetivo de la gestión fue “restaurar la relación de confianza” entre el ciudadano y el gobierno municipal, en tal sentido señaló que “Había una relación rota, un deterioro institucional sin precedentes del que nos hicimos cargo. Había que suturar las heridas rápidamente y para eso apelamos a los recursos que nunca fallan: ordenamiento administrativo, austeridad, apego a las normas y permanente trabajo”.

Bahl reconoció que ordenar financiera y administrativamente el Municipio fue una cuestión “de primera necesidad” en su gestión. “Antes de asumir teníamos redactados los proyectos de ordenanza que elevamos ante este Concejo Deliberante. Por medio del primero, declarábamos la emergencia económica del Municipio. El segundo, creaba la Comisión Revisora de Deudas a fin de determinar que todas las exigencias de pago presentadas se hubieran originado de conformidad a la normativa. Gracias a esto, el Municipio se ahorró a la fecha, a valores históricos, 92.773.488 millones de pesos. Así comenzamos el nuevo gobierno cumpliendo con lo que habíamos prometido: defender el patrimonio de las y los paranaenses”, subrayó.

Coronavirus

Sin dudas que la pandemia marcó el rumbo de las gestiones políticas durante 2020 y lo sigue haciendo en lo que va de este año, el municipio de Paraná no fue la excepción; en este sentido Bahl dedicó buena parte de su discurso a señalar los desafíos que asumieron desde la gestión local para hacer frente al contexto de covid. “La voluntad fue estar a la altura de las necesidades de la población, por eso invertimos en materia sanitaria y multiplicamos la asistencia social ante la creciente demanda, fruto de la crisis económica derivada del aislamiento social”, señaló el intendente.

Entre las acciones más destacadas, Bahl enumeró la conformación del Comité de Emergencia Sanitaria Local (COES), la asistencia alimentaria y el fortalecimiento de los comedores y merenderos barriales, la creación de un nuevo refugio para personas en situación de calle en el CIC Este, los operativos sanitarios en calles y espacios públicos, la señalización de áreas de distanciamiento, la comunicación orientada a brindar información clara y confiable a la ciudadanía, la inversión en equipamiento y la contratación de nuevos profesionales para el sistema de salud, la colaboración con la gestión sanitaria, el alquiler de plazas en hoteles de la ciudad para quienes debían esperan los resultados del testeo, la habilitación de 70 camas en el nuevo edificio del Centro Educativo Municipal de Integración, entre otras.

El problema de los residuos

Desde hace años, la gestión de los residuos urbanos en Paraná es un problema severo y el intendente abordó este tema en su discurso; “Basta con rememorar esos tristes días de basura amontonada, de conflictos sin resolución, de idas y vueltas que nos pusieron al borde del colapso sanitario, para entender la profundidad de la crisis en la que habíamos caído”, dijo.

Ante esto, repasó la creación de una unidad especial de recolección centralizada equipada con once 11 camiones compactadores 0 km de alta tecnología para hacer más eficiente el servicio, la modificación de recorridos para hacerlo más eficaz, la creación de un centro de monitoreo para controlar en tiempo real la ubicación de los camiones por medio del sistema de GPS, la capacitación de los conductores y la adquisición de más de mil contenedores, incorporando nuevos barrios al sistema de contenerización.

“Esto, junto a las tareas de desmalezado y descacharrización, permitió reducir en grado significativo la proliferación de microbasurales, aportando a la higiene urbana”, señaló al tiempo que reconoció que “la recolección de la basura ya no es un problema en la ciudad pero seguimos avanzando porque aún resta mucho por hacer en esta temática”.

Obra pública en la ciudad

Bahl indicó que “La obra pública tiene una doble ventaja. Por un lado, dota de infraestructura a la ciudad, mejorando las condiciones de desarrollo y la calidad de vida de los vecinos. A su vez, es una gran herramienta para activar la economía y generar empleo. Por eso, para el presupuesto 2021, proyectamos invertir más del 30 por ciento de los recursos en obra pública, un porcentaje histórico que estamos comprometidos a hacer realidad”.

Reconociendo el difícil contexto de 2020 y la caída de la recaudación impositiva producto de la crisis económica derivada de la pandemia, el intendente de Paraná destacó que desde el municipio pudieron avanzar y concretar obras prioritarias. Algunas de las mencionadas fueron:

  • Obra del Colector Cloacal Sureste y la pronta finalización de los trabajos de agua potable, saneamiento cloacal y conexión vial del Programa de Mejoramiento Barrial para el Barrio Las Flores.
  • Reinicio del alcantarillado-puente del Arroyo Colorado a la altura de calle Francia y las mejoras integrales de pavimentación, repavimentación y bacheo, priorizando las grandes avenidas, como Newbery, Brown y Ramírez. “Encontramos la trama vial de la ciudad muy deteriorada. Por eso diseñamos un plan de abordaje integral, priorizando la movilidad urbana y la conectividad”, sostuvo.
  • Reactivación de la Planta Asfáltica Municipal, “lo que nos permitió avanzar en la recuperación de la transitabilidad urbana, sobre todo en la zona céntrica, donde se concentra el mayor flujo de circulación vehicular”.
  • Reactivación del trabajo en el Complejo Multieventos Sala Mayo y la Peatonal, esta última “muy costosa pero la priorizamos por su impacto en el desarrollo comercial y turístico de nuestra ciudad”.
  • Construcción del Centro de Atención Primaria Dr. A. Illia.

Respecto a las obras que ya han sido adjudicadas o están en proceso de ejecución, el intendente resaltó:

  • El ensanche y repavimentación de Avenida Rondeau y Bulevar Racedo.
  • La construcción del Parque Lineal Acceso Sur.
  • Puente de calle Manuel Galvez sobre el Arroyo Antoñico.

También destacó que, con el objetivo de “saldar una deuda con los vecinos”, se van a financiar las 13 obras del presupuesto participativo que no se concretaron durante la gestión anterior para “impulsar nuevamente ese mecanismo democrático”.

Agua potable

El intendente dijo que se tuvieron en cuenta “las problemáticas históricas” de la ciudad y que se dio prioridad a la infraestructura. En tal sentido, informó que “en pocas semanas” se estará llamando a licitación para la ampliación de la red de agua potable en los barrios Capibá, El Radar y Juan Pablo II. “También licitaremos en las próximas semanas la extensión de la red cloacal para beneficiar a los barrios Maccarone y el Morro. A través del Programa Nacional de Mejoramiento Barrial PROMEBA, vamos a mejorar la infraestructura en Humito, Las Flores y Kilómetro 3, entre otros proyectos”, detalló.

Paraná produce agua en cantidad suficiente para abastecer a más del doble de su población. Sin embargo, debido a la irregularidad del terreno y a la obsolescencia de las cañerías de la red de agua potable por falta de inversión, cada verano, ante el incremento del consumo, tenemos dificultades para proveer del servicio a los barrios ubicados en las zonas más altas de la ciudad, sobre todo del cuadrante Sur”, explicó Bahl.

Sobre este punto, señaló que parte de la solución se planteó en la última visita a Paraná del presidente Alberto Fernández, quien anunció la construcción del acueducto del Área Metropolitana y la duplicación de la planta potabilizadora de calle Echeverría. En el marco de esa mega obra, explicó Bahl, desde el Municipio se gestionó la creación de un nuevo centro de distribución para la zona sur de la capital, lo que va a permitir solucionar definitivamente el problema que padecen algunos barrios durante la temporada estival.

Se trata de una solución a largo plazo, señaló, y destacó que por eso, a principios de 2020 y como medida paliativa y circunstancial, se decidió recuperar cuatro pozos semisurgentes ubicados cerca de los centros de distribución de agua y se gestionó ante el ENOHSA la construcción de 10 nuevos pozos más.

Lo que viene en 2021

Respecto a las perspectivas para este año, Bahl mencionó que la obra pública continuará siendo vector de cambio, “Estamos convencidos del poder transformador que tiene la intervención urbana, por ello seguiremos desarrollando y ampliando el plan estratégico de obras de infraestructura que impulsen la transformación de la ciudad de Paraná en una capital a la altura de otras ciudades del país y del mundo”, afirmó.

Por otra parte, sostuvo que el ordenamiento del tránsito vehicular y el espacio público serán prioridad, “Mejorar la transitabilidad de las calles y avenidas, ordenar el estacionamiento, la semaforización, desarrollar el proyecto de bicivía como medio alternativo y sustentable; constituyen líneas de acción dentro de un plan integral que va a necesitar del compromiso de cada paranaense para convivir en las calles de una manera ordenada y armónica”, explicó.

Finalmente, expresó el Municipio seguirá profundizando en la inclusión, en un sentido amplio, de los sectores en situación de vulnerabilidad a través de escuelas de deporte, merenderos, jardines maternales, centros de salud; inclusión cultural a través de políticas activas de rescate y revalorización del quehacer cultural e inclusión económica y productiva a través de las líneas de trabajo que impulsan el emprendedurismo, la generación de empleo, el fortalecimiento de las capacidades para el acceso al universo laboral, entre otros ejes.