Después de 52 días de cuarentena, y ante la re apertura de algunas actividades, los ciudadanos empiezan a mostrar signos de agotamiento debido al aislamiento obligatorio y optan por realizar alguna salida. Esto es lo que se pudo ver al menos en la capital provincial este fin de semana donde fue notorio el aumento de movimiento, sobre todo en las áreas de recreación como la costanera y el Parque Urquiza.

La Policía de Entre Ríos se vio obligada a intensificar los controles con nuevos controles que tuvieron como resultado el labrado de más de 100 actas por incumplimiento de la cuarentena. 

Se debieron ampliar los retenes e incluso colocar más efectivos policiales en distintos lugares del Parque Urquiza, Rosedal, Costanera, Thompson, Parque Nuevo, Plaza Mujeres Entrerrianas y Bajada Grande, según pudo saber UNO.

Al respecto, Raúl Menescardi jefe departamental de Policía de Paraná, informó: "tenemos 100 actas labradas por violación de la cuarentena en la ciudad, y frente a lo que fue la mayor afluencia de la gente, es que se dispusieron más operativos en las zonas de concentración".