El nacido en 25 de Mayo afronta el aislamiento junto a su esposa. Esto que pasa es una demostración más de cómo el hombre va a llegar hasta un punto y después depende del cuidado de Dios, dijo.


El futbolista misionero oriundo de la localidad de 25 de Mayo Jonathan Schunke afronta la cuarentena en compañía de su esposa, cumple la rutina diaria que prescribe el cuerpo técnico de Estudiantes (LP) y se aferra a sus creencias religiosas. “Esto que pasa es una demostración más de cómo el hombre va a llegar hasta un punto y después depende del cuidado de Dios”, le dijo el deportista a la agencia oficial Telam.

El defensor misionero, que inició su carrera en Jorge Gibson Brown de Posadas y luego pasó por Guaraní Antonio Franco antes de dar el paso al fútbol nacional, hizo notar que su fe, así como la de su compañera de vida. “Hemos tomado esto con absoluta responsabilidad desde el comienzo, cumplimos con todas las indicaciones que nos dan las especialistas, este mal no hace distinciones y no debe ser tomado a la ligera”, analizó.

El central profundizó su mirada religiosa sobre lo que está pasando en el mundo con la pandemia del coronavirus. “Es algo raro, jamás imaginamos algo así, un virus así, una pandemia, pero si hay que tomar recaudos, los tomamos con responsabilidad y humildad. Sin soberbia, sin subestimar la situación, con tranquilidad y con respeto, como familia la creencia en Jesús nos ayuda, el principal cuidado depende de Dios, la última palabra la tendrá Dios, él es el punto de lo divino”, apuntó.

En ese sentido, Schunke se refirió a la cuarentena como una oportunidad para disfrutar de los momentos que la rutina hace olvidar cotidianamente. “Disfrutar de todo lo que ofrece la casa, la familia”, afirmó.




Comentarios