La Policía de Mendoza llevó adelante un operativo en el que se logró la detención de tres personas por el brutal ataque que sufriera Moisés “Moncho” Pérez en la madrugada del pasado lunes a la salida de una fiesta clandestina en Chacras de Coria.

//Mirá también: Discutió con su hijo y amenazó con prenderse fuego

Las autoridades informaron que los detenidos son una adolescente de 19 años, identificada como M.M.A. y dos jóvenes, A.R. de 20 y J.M.D., de 28 años. Hasta el momento no fueron imputados, aunque quedaron a disposición de la Justicia.

En horas de esta mañana se realizó el allanamiento en una vivienda del barrio Jardín Brandsen de Luján de Cuyo donde se detuvo a los sospechosos.

Por su parte la víctima, Moisés Pérez, de 30 años y que es arquero del equipo de handball de la Municipalidad de Maipú y también jugó para la selección Nacional, lucha por su vida internado en terapia intensiva del Hospital Central.

misés Agustín Pérez quien fuera brutalmente atacado por una patota a la salida de una fiesta en Chacras es arquero del equipo de handball de Maipú. Los Andes

El hecho de violencia, de acuerdo a lo que pudieron reconstruir los peritos y sumado a los testimonios de algunos testigos y vecinos del lugar, el joven fue atacado a la salida de una fiesta clandestina, alrededor de las 5.30 de la madrugada del lunes 13 de septiembre.

El ataque quedó registrado en un video que se hizo viral y que está ya en manos de la fiscal que interviene en el caso, Claudia Ríos, que es quien decidirá los pasos a seguir con los tres detenidos, mientras que los investigadores buscan a los otros responsables de la golpiza.

//Mirá también: Un abogado fue denunciado por no devolver a su hija

Según testigos la patota que atacó a Pérez estaba integrada al menos por 10 personas. Según hipótesis de los investigadores el ataque habría comenzado cuando éste intentó defender a una chica.

A raíz de los violentos golpes que recibió, Pérez fue trasladado de urgencia a la guardia del Hospital Central, donde llegó con fuertes traumatismos en la cabeza y, dado el grado de excitación, debió ser intubado para que pueda normalizar su respiración.

El último parte médico apunta a una leve mejoría, aunque su estado general de salud continúa comprometido.