La murga es una de las expresiones artísticas más populares, donde niños, adolescentes, jóvenes y adultos convergen bajo un mismo sentimiento, el amor por la música, la danza y el barrio. Ave Fénix es la única murga mendocina que se mantiene en pie y que reúnes a personas de todas las edades, solo por placer y diversión.

Entre sus integrantes está Yuri, un pequeño de 5 años que es nieto e hijo de murgueros que deslumbra en las presentaciones. Está atento a cada uno de los toques que realizan y hasta “dirige” a los más grandes junto a su abuelo.

Es que el niño lleva sin dudas la murga en su ADN, teniendo en cuenta que es tercera generación de murgieros, ya que su abuelo fue quien creó el grupo en el año 2000. Además, su mamá empezó cuando era una niña, precisamente a la misma edad que tiene él, a dar sus primeros pasos en la murga.

“Desde chiquitos les vamos dando unos tamborcitos mientras los demás ensayamos. A él más o menos al año yo lo sentaba y le ponía el tamborcito entre medio de sus piernitas y le enseñaba que fuera golpeando”, contó Lucía, mamá de Yuri, en diálogo con Vía Mendoza.

Yuri, el mendocino de 5 años que toca el repique en una murga. Foto: Gentileza Lucía, mamá de Yuri.

Cuando empezó a caminar, le colgamos el instrumento y así de a poco se fue metiendo cada vez más en las salidas”, recordó la joven sobre cómo comenzó su hijo menor y resaltó que recién a los 3 años pudo manipular mucho mejor el repique, el instrumento que él toca en el grupo.

Se trata de un tambor chiquito, que el papá de Lucía y coordinador del grupo hizo para su nieto mayor, el que ha ido pasando entre los niños de la familia que se sumaban a la murga.

Fue en un viaje a Chile, el que la murga hizo años atrás, donde Yuri tuvo su pesentación importante. Allí fue donde por primera vez caminó con el tambor colgado, como su abuelo y los chicos más grandes, y de ahí en adelante no paró.

Y no solo eso, también es quien le da ideas a los adultos de cómo innovar en los toques. “Hay un toque que fue idea de él. Lo sacó de un video de internet, lo practicó y se lo mostró a los grandes. Está súper metido”, relató la murguera.

Yuri está convencido de que él manda y lleva la murga adelante”, dijo entre risas su mamá acerca de la actitud del pequeño en el grupo con solo 5 años.

La murga, una pasión que pasa de generación en generación

Toda la familia está en la murga, no solo el papá y los hermanos de Lucía. También su pareja y sus tres pequeños hijos, donde cada uno cumple su rol importante.

Yuri, el mendocino de 5 años que toca el repique en una murga. Foto: Gentileza Lucía, mamá de Yuri.

El papá del minimurguero se sumó al grupo cuando se puso en pareja con Lucía, y lleva 7 años en Ave Fénix. Además, tiene hermanos mellizos, dos más grandes que él, que también están en la murga.

La hermana de Yuri baila y hace banderas”, comentó orgullosa Lucía, sobre su única nena, quien heredó la pasión por bailar.

Los mejores momentos los hemos pasado en la murga y ya es parte de nuestra vida cotidiana. Los viajes y los toques son mis mejores recuerdos. Es que es ahí donde disfruto de mis papás, de mis hermanos y mis hijos”, comentó emocionada la mamá de Yuri.

Ave Fénix está compuesta por personas de todas las edades del barrio Campo Papa de Godoy Cruz. Y empezó con la esperanza de sacar a los chicos de la droga y del alcohol. Se reúnen todos los domingos a las 17 en el Parque San Vicente, donde practican y planifican las diferentes presentaciones.

¡Queremos contar tu historia! Nos interesa lo que tenés para contarnos, escribinos a historias@viapais.com.ar y un periodista de nuestra redacción se va a comunicar con vos.