Nahir y Bruno, provocados por su amor a la naturaleza y el querer contagiar un estilo de vida saludable, han ideado Semillas con Memoria, un emprendimiento de huertas agroecológicas.

// Mira también: Ecoplatónica, el emprendimiento familiar que se basa en la cosmética natural

Los dos jóvenes se formaron como agrónomos y quisieron indagar en otras formas de agricultura. Fue en el 2015 que se toparon con una agroecolgía, que es una forma de ver y producir los alimentos de una manera ecológica y solidaria entre las personas de una comunidad.

Desde ese momento Nahir y Bruno comenzaron a construir su propia huerta y compostera en su departamento de Luján de Cuyo. Pero su emprendimiento vino a nacer después de la llegada de la pandemia provocada por el coronavirus.

Observamos que desde que comenzó la pandemia en el 2020 muchas personas empezaron a interesarse por alternativas que mejoren su calidad de vida y la huerta en casa nos da bienestar en diversas formas. Esto nos dio la oportunidad para conformarnos como Semillas con Memoria”, explicó Nahir a Vía Mendoza.

Es un emprendimiento que nació en pandemia, con el fin de promover lo saludable y sustentable.Gentileza.

La huerta en casa, una manera de cuidar la salud

Nahir y Bruno son los dos jóvenes que trabajan en este emprendimiento, aunque a veces incorporan gente para ayudar, siempre apostando al trabajo local.

El trabajo que realizan está destinado para las personas que quieran llevar adelante “un estilo de vida saludable y sustentable y deseen cultivar su propio alimento de una forma respetuosa o aumentar su calidad de vida”.

Es un emprendimiento personalizado al contexto y espacio donde se quiera realizar la huerta, lo que significa que estos dos jóvenes lujaninos realizan el diseño, asesoramiento, construcción y mantenimiento de las huertas. “Cada huerta termina siendo un producto único”, expresó Nahir.

Cada huerta se amolda al contexto del espacio donde se quiera realizar.Gentileza.

Además, los jóvenes resaltaron que con su emprendimiento, promueven la sustentabilidad y la vida sana. “Desde el punto de vista de la salud porque obtenemos alimentos sanos libres de agrotóxicos y transgénicos y también se pasa más tiempo al aire libre”, dijo Nahir sobre los beneficios de tener una huerta en casa. Asimismo, es una tarea que se puede realizar como familia.

// Mira también: El colegio Gabriel del Mazo ganó una beca y se prepara para la próxima instancia del “Desafío YPF”

Es un granito de arena que aportamos a lo que nos parece un mundo mejor. La huerta urbana es una manera de transformar la forma en que vivimos en la ciudad”, concluyó Nahir. Pueden encontrar su emprendimiento a través de su página de Instagram, donde también suben constantemente tips del mantenimiento de huertas.