Esta mañana, cerca de las 9, y mientras caminaba por la esquina de Colón y Mitre de ciudad, el poeta, humorista y escritor Jorge Sosa, la salud de jugó una mala pasada y comenzó a sentirse mal. Se descompensó, desvaneció y cayó al suelo.

//Mirá también: La Voz Argentina: Esperanza Careri continúa en el programa pese a una escandalosa presentación

Inmediatamente se hizo presente un servicio de emergencia que lo asistió y trasladó al Hospital Central luego de que los profesionales le practicaran reanimación cardipulmonar (RPC). Los médicos que lo recibieron dispusieron su internación inmediata en la unidad de cuidados intensivos con pronóstico reservado.

A las 11.30, los médicos que lo asistían comunicaron la triste noticia, Jorge Sosa de 75 años de edad acababa de fallecer.

Uno de los tantos allegados que se hicieron presentes en el hospital ante el estado grave del escritor manifestó que Sosa no había tenido problemas cardíacos con anterioridad.

Apenas se dio a conocer su muerte, muchos mostraron su dolor. En las redes y en los mensajes de WhatsApp.

El mensaje que subió el Gobernador Rodolfo Suárez en la que expresa su dolor por la muerte de Sosa y dispone 24 horas de duelo provincia.Gentilezas | Gentileza

Uno de los primeros en manifestarse conmovido fue el gobernador de la provincia, Rodolfo Suárez, que expresó su consternación, quien a través de su cuenta en Twitter dijoó: “Con mucho dolor y respeto, despedimos a Jorge Sosa. Músico, escritor, periodista, ícono de la literatura y exponente de nuestra cultura. Pero principalmente una gran persona y un amigo. En reconocimiento a su trayectoria, he dispuesto 24 horas de duelo provincial”. Además, subió una foto junto al artista.

La poesía y el humor

Jorge Sosa había nacido en Zavalla (Santa Fe), el 11 de diciembre de 1945, y a los 18 años salió de su pueblo hacia San Juan, para estudiar allí ingeniería en Petróleo. Pero pronto se vio seducido por Mendoza, y se afincó en 1966 esta provincia, donde descubrió que su plenitud llegaba al explorar otra faceta: la de escritor. Pero su carisma también le permitió mostrar la cara, así que rápidamente se convirtió en humorista.

Comenzó a mostrar su arte en 1976, y más tarde ingresó en Radio Nihuil, donde produjo programas como “Los Habitantes de la Noche” , “Jornada” , “Fiesta” , " Sol arriba”, “Matinal”, Pulso urbano” y “Para vivir”, donde creó famosos sketches: “La Lechiguana”, “Don Rosa y Don Ponciano”, “El informe científico”, “Los estudiantes”; “El vago y la vieja”, entre muchos. También escribió las radionovelas de humor “El Futre”; “El Regreso del Futre”; “Malvón de cerca”; “Santos Viga”; y muchas más (55 en total). También fue colaborador de LV 12 (Tucumán) y de Radio Nederland en castellano (Países Bajos).

//Mirá también: Pablo González suma sus obras a “Los visuales”

Además, fue parte de los conjuntos Canturía y Markama. Además, y autor de numerosas canciones, entre ellas: “Tonada de Otoño”, “Marrón”, “Trabajos de la viña”, “Cueca de los Menducos”, “Pequeños enojos”, “A quien la ame mañana”, “Hermano dame tu mano”, “Raíz” y “Un abrazo vacío”.

Sosa escribía semanalmente su columna en diario Los Andes, que aparecía regularmente los sábados y domingos, y donde hacía gala de su humor, de su habilidad para los juegos de palabras, y de su sensibilidad.

Como poeta, publicó varios libros, pero es especialmente apreciado por la letra de una de las canciones emblemáticas de nuestra provincia: Otoño en Mendoza, con música de Damián Sánchez, una tonada que inmortalizó Pocho Sosa, colega y amigo con quien hizo además muchos espectáculos teatrales.

En 2015 fue declarado Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Mendoza y ganó cuatro premios Martín Fierro.