Un jurado popular, en la tarde de este jueves, declaró culpable y condenó a prisión perpetua a Alexis José Méndez, de 33 años, el policía que el 1 de mayo de 2019 asesinó de un tiro a Ricardo Bazán, de 29 en el barrio La Favorita de Ciudad.

//Mirá También: Seguirá preso el acusado de asesinar a un periodista en el barrio Bombal

Cuatro jornadas demandó el debate y la docena de ciudadanos encargados del veredicto encontraron culpable al policía, por el delito de homicidio doblemente agravado por el uso de arma de fuego y por su condición de miembro de las fuerzas de seguridad, calificación que tenía como pena única la máxima sentencia.

De esta forma, el juez técnico Mateo Bermejo dispuso condenar luego al efectivo a la pena máxima que establece el Código Penal.

Así las cosas, el jurado popular adhirió a lo que solicitó en sus alegatos el Ministerio Público, representado por los fiscales Andrea Lazo y Fernando Guzzo, quienes solicitaron la condena tras enumerar las pruebas que existían en contra de Méndez, entre ellas haber alterado la escena del crimen y colocar un arma tumbera como si fuera de la víctima.

También el uniformado fue condenado por abuso de armas, por un hecho ocurrido en 2018 en el departamento de San Carlos, cuando el 29 de julio de ese año baleó en una pierna a un militar en la vía pública, según publicó Los Andes.

En tanto que la defensa del efectivo, en manos de Octavio Albarracin y Nélida Basso, había solicitado una condena por “homicidio culposo en exceso del ejercicio de la función”, es decir que entendían que el uniformado no tuvo la intención de matar y que actuó con “negligencia e imprudencia”.

Ricardo Bazán murió esa noche tras recibir un balazo en la cintura. Un grupo de vecinos lo encontró tirado en una zona oscura por lo que lo trasladaron a un centro de salud, en donde constataron su deceso.

//Mirá también: Millonario robo a una pareja de adultos mayores en la Sexta Sección

En esa oportunidad, Méndez, auxiliar de la Comisaría 59, disparó 6 veces con su pistola reglamentaria y uno de los tiros impactó en la víctima. Hecho que ocurrió tras una persecución de 200 metros, ya que la víctima había escapado de un control policial que realizaba junto a dos compañeros.