Mendoza atraviesa desde hace unos días la semana más fría del año. De hecho, para este sábado la mínima pronosticada es de -3°; la más baja en medio de esta intensa ola de frío. Y junto con las jornadas frías, llega otro peligroso asesino silencioso: el monóxido de carbono.

// Mirá también: Nieva en Mendoza y las redes se inundaron de fotos y videos

A última hora del viernes, 5 integrantes de una familia que vivía en Godoy Cruz fallecieron en el interior de su vivienda ubicada en la calle Cerro Tolosa al 1.000; y las primeras confirmaciones de la Policía indican que las víctimas fatales murieron intoxicadas por monóxido de carbono. En esa misma vivienda, una beba de apenas 4 días fue encontrada con vida y fue trasladada en el acto al Hospital Notti.

Cinco integrantes de una familia (2 adultos y 3 niños) fueron encontrados sin vida por otro familiar. En tanto, una nena de 4 años estaba viva y la trasladaron al Hospital Notti.Gentileza

Tragedia

Fabio Díaz (28) y Carla Patraquia (30) son los dos adultos que fueron hallados sin vida en el interior de la vivienda. Fue cerca de las 21:30 de este viernes, cuando otro familiar llegó a la vivienda. Tras golpear la puerta insistentemente -y ante la falta de respuesta-; esta persona forzó la cerradura y logró ingresar a la casa.

Ni bien ingresó se encontró con los cuerpos del matrimonio y de tres niños (de 7, 6 y 1 años) sin vida; mientras que observó que otra pequeña beba -de solo 4 días- estaba con vida, aunque evidenciaba signos de intoxicación con monóxido de carbono.

El familiar de las víctimas que protagonizó el macabro hallazgo dio aviso a la Policía, y efectivos de la fuerza de seguridad -junto con médicos del Servicio de Emergencias Coordinado- llegaron a la casa de Cerro Tolosa al 1.000. Ni bien revisaron a las 5 personas inconscientes, profesional médico constató que estaban sin vida y que la principal hipótesis era que habían fallecido por inhalar monóxido de carbono.

Monóxido de carbono, el asesino silencioso

Cada vez que se aproxima el invierno y que los días comienzan a ser más fríos, desde las direcciones de Defensa Civil y distintas autoridades advierten sobre los riesgos del monóxido de carbono que suele emanar de estufas, cocinas y calentadores; además de insistir en revisar cómo es la llama y en dejar -al menos- una apertura hacia el exterior en el interior de los espacios cerrados para que circule y se renueve el aire. Todo esto para evitar las peligrosas y silenciosas intoxicaciones con monóxido de carbono, que generalmente se registran de forma silenciosa y asfixian de a poco a la gente, sin darle capacidad de reacción.

La llama de estufas, hornallas y calentadores debe ser azul. Si es amarilla o anaranjada, significa que hay una alta concentración de dióxido de carbono en el ambiente.Pixabay | Pixabay

El monóxido de carbono se produce cuando el gas (natural o de garrafa), el querosene, la leña, el alcohol o cualquier sustancia orgánica se quema de forma incompleta. Y estas son algunas de la causas que generan este peligroso gas:

-Insuficiente ventilación del ambiente en donde hay una combustión.

-Instalación de artefactos en lugares inadecuados.

-Mal estado de los conductos de evacuación de los gases; o que estén deteriorados o mal instalados.

-Quemador de gas con la entrada de aire primario reducida.

-Acumulación de hollín u otro material en el quemador.

Se recomienda revisar periódicamente -por medio de un gasista matriculado- estufas, calefones y cocinas.

En ese sentido, hay ciertas señales que pueden hacer sospechar la presencia del monóxido de carbono en el ambiente; como -por ejemplo- advertir que el color de la llama de algunos de estos productos es amarillo o anaranjado en lugar de azul (lo normal).

// Mirá también: Asaltaron un taller mecánico en Maipú y se llevaron el auto de un cliente.

Desde la dirección de Defensa Civil de Mendoza recordaron las principales recomendaciones para evitar estos desafortunados y trágicos desenlaces.

-Verificar antes de encender los artefactos para calefaccionar e instalaciones de gas. Es fundamental hacerlo por medio de un gasista matriculado.

-Limpiar los calefones.

-No hay que utilizar hornallas y horno para calefaccionar el interior de una vivienda.

-Mantener ventilados los ambientes de la vivienda.

-Apagar la estufa o artefactos antes de ir a dormir.