El empleado metalúrgico detenido por el femicidio de su concubina, la empresaria Ivana Milio Colagolpe, asesinada a golpes en su casa de la ciudad mendocina de San Martín, fue imputado de "homicidio doblemente agravado" por el fiscal de la causa, quien consideró que las pruebas en su contra "son muy claras" y que se ejerció una violencia física para silenciar a la mujer.

Se trata de Julio Abel Mendoza (32), especialista en soldaduras, quien se entregó a la Justicia luego de permanecer prófugo durante un día.

Fuentes judiciales informaron que el fiscal en jefe de la causa, Oscar Sívori, imputó la tarde de este martes al sospechoso del delito de "homicidio doblemente agravado por la situación de convivencia y mediar violencia de género", el cual prevé una pena de prisión perpetua en un futuro juicio oral.

Julio Abel Mendoza estuvo casi 24 hs prófugo.

Tras la audiencia imputativa, Mendoza se disponía a ser trasladado a una unidad penal.

"Las pruebas son muy claras respecto a que esto tuvo que ver con una objetivización de la mujer", explicó a la prensa el fiscal Sívori, quien agregó: "En el análisis de la escena del crimen podemos ver que la violencia está dirigida hacia partes específicas del cuerpo de la mujer que tienen que ver con su silenciamiento" y recordó que Milio Colagolpe (46) sufrió heridas contusas, mediante golpes, principalmente en el rostro y cabeza.

Sívori dijo que "existió una pelea" en la escena del crimen, la cual describió como "brutal", y luego indicó: "Es bien claro que se trató de un femicidio, en el que la mujer es un objeto y un objeto que se intenta dominar."

Milio Colagolpe tenía tres hijos y trabajaba en el negocio de su familia, con más de noventa años de trayectoria en el rubro fúnebre.

Anteanoche, su hija de 13 años la encontró asesinada en su casa situada en Guido Spano al 300 del barrio Solares del Centro, en San Martín, a unos 45 kilómetros de la capital mendocina, donde la empresaria convivía desde hacía dos meses con su actual pareja, ahora detenido.

Al momento del hallazgo de cadáver, Mendoza no estaba en la vivienda, ya que había escapado a bordo del Ford Focus gris de la mujer, que abandonó durante la madrugada del lunes en la ruta 50 y Guajardo, de San Martín.