Referirse a la situación de conectividad en Argentina en el contexto actual es algo necesario. Se estima que un 40% de los empleados en relación de dependencia en Argentina pudieron adaptarse o trasladar su trabajo de forma remota; hoy poder conectarse es más trascendental que nunca: trabajo, educación, socialización, entretenimiento, y un etcétera tan largo y diverso como la cantidad de videos que pueden verse en Youtube.

Teniendo en cuenta el Index que elabora la Cámara Argentina de Internet (CABASE), hasta el primer semestre del 2020 en nuestro país existen 1.047.817 de conexiones fijas de fibra óptica, lo que representa el 12% del total de conexiones. Con una penetración país (acceso cada 100 hogares) casi del 63% repartida entre ADSL, Cable Modem, Wireless y Fibra Óptica. En cuanto a velocidad se refiere, la velocidad de banda ancha fija también tuvo un avance importante siendo el promedio de 37,52Mbps. Queda mucho camino por delante, pero en los últimos años el avance fue significativo. La clave para que la Argentina y Mendoza sigan creciendo en materia de velocidad, es más desarrollo de la infraestructura en redes de fibra al hogar (FTTH).

Más infraestructura y conectividad en manos del desarrollo local: camino recorrido, camino conectado

Hace una década, la relación de las personas con internet y la construcción de la ciudadanía digital era distinta, así como la necesidad y demanda de conectividad, incluso las redes sociales daban sus primeros pasos. Entendiendo el impacto, desarrollo y crecimiento que implica el acceso a internet para una ciudad o región, es que la compañía Cable Televisora Color (CTC) comienza en el año 2008 a desarrollar infraestructura de conectividad bajo su división CTNET, con el objetivo de ofrecer la mejor experiencia de conectividad, entretenimiento e información, brindando un servicio de excelencia y acompañando a la comunidad en el proceso de transformación digital de las comunicaciones.

Luego de un trabajo intenso de desarrollo de infraestructura, en junio del 2009 se inició la prestación del servicio de Internet en San Rafael, ofreciendo 1Mbps a través de fibra óptica (Docsis). Así, CTNET inició un camino de crecimiento y expansión regional generando soluciones tecnológicas y conectividad a través de la innovación.

En noviembre del 2014, se inicia la prestación del servicio de internet en Malargüe, ofreciendo 1Mbps y 3Mbps con conexión de fibra óptica (Docsis); en 2015 se comienza a ofrecer servicio en Tunuyán, ampliando además la velocidad de conexión a 6Mbps.

En los últimos 5 años, CTNET invirtió más de u$s15 millones en infraestructura y tecnología para mejorar la conectividad en San Rafael, Malargüe y destacándose además, el gran despliegue del troncal de 100kms de fibra óptica en Valle de Uco, conectando todo el corredor productivo, desde Tunuyán a la Villa San Carlos, pasando por Colonia Las Rosas, Los Sauces, Vista Flores, Campo Los Andes, La Consulta y Eugenio Bustos, y de Tunuyán a Tupungato, conectando Villa Seca, Cordón del Plata y San José.

Así, se destaca a partir del 2019 el tendido de fibra óptica al hogar (FTTH), lo que significó un crecimiento tanto en la velocidad de conexión como en la calidad del servicio. Ofreciendo actualmente planes simétricos de hasta 100Mbps, brindando una amplia cobertura tanto en zonas urbanas como también en sectores rurales y productivos que necesitan conectarse tanto como la ciudad, apostando al desarrollo y crecimiento de la comunidad.

En Mendoza la fibra avanza y conecta.

La importancia de cerrar la brecha digital

Poder conectarse hoy, significa acceso a la información, poder trabajar y asistir a clases, un conjunto de elementos fundamentales para la consolidación de la ciudadanía digital. Entendiendo el valor de la conectividad, es que CTNET la transforma en su principal objetivo y compromiso con la comunidad.

La posibilidad de acceder a internet ha cambiado la realidad de cientos de familias en la zona rural del centro y sur de la provincia de Mendoza a partir de la llegada de CTNET con su despliegue de fibra óptica y red aérea. Tal es el caso del paraje Malvinas Sur, ubicado a unos 60 kilómetros de la ciudad de San Rafael y a 280km de la capital de Mendoza, que no cuenta con señal telefónica, lo que significa un problema para sus habitantes, más aún en contexto de pandemia. Desde Julio del 2020 la empresa comenzó a brindar el servicio de internet por aire en este paraje, posibilitando su conectividad.