A través de un video, Matías Montín habló por primera vez frente a una cámara, luego del suceso ocurrido el martes 19 de enero en el boliche “Ananá”, donde sufrió una brutal agresión por parte de tres jóvenes que se le acercaron y lo comenzaron a golpear con botellas.

Luego de días críticos sobre la salud del joven, finalmente, Matías contó que se encuentra estable aunque con “casi un ojo menos”. “Por suerte, gracias a Dios, estoy con vida. No del todo bien, recuperándome, casi con un ojo menos, pero acá recuperándome”, dijo el joven en la grabación.

En su relato contó parte de lo que fue lo ducedido: “Este mensaje es más que nada para decirles que yo estaba en unas vacaciones tranquilas con mis amigos, y lo que sucedió fue tremendo, justo un año después de lo que le pasó a Fernando, el chico de Gesell. Casi me sucede lo mismo a mí”, dijo Matías desde la habitación del Hospital Privado de Comunidad.

También, en sus palabras habló sobre la situación actual de los acusados, (Gabriel Alejandro Galvano y Andrés Guillermo Bracamonte, hijo del jefe de la barra de Rosario Central Andrés “Pillín” Bracamonte), que se encuentran excarcelador, por lo que a él le parece una situación injusta.

“Me parece medio injusto que yo esté acá luchando por salir adelante y que los chicos que ocasionaron esto estén en su pileta gozando de la vida”, señaló, en referencia a los dos acusados que fueron liberados el domingo.

En las imágenes grabadas por el joven, se lo ve sentado en la camilla del Hospital, con moretones en el cuerpo y en especial en el ojo. Afortunadamente, Matías sigue adelante.