A casi dos meses del asesinato de Leandro Lele Gatti (32), el DJ que fue ejecutado a la salida de un boliche de Playa Grande, familiares y amigos de la víctima convocan a una manifestación en la puerta de Tribunales para pedir justicia y la detención de los dos prófugos.

La convocatoria es para este jueves 18, a las 11 de la mañana y se congregarán en la esquina de Tucumán y Brown.

Cabe recordar que ya hay dos personas detenidas en la causa: el acusado de conducir la moto que se utilizó en el asalto (Luis Ytzcovich) y el Jefe de Seguridad del boliche Mr. Jones (Fernando Romito), donde Gatti trabajaba como sonidista. La justicia todavía ordenó la captura de otras dos personas que participaron en el hecho (el conductor de un auto que se utilizó como soporte y el delincuente que gatilló contra el DJ).

Maximiliano Urra Zapata y José Maximiliano Vergara, son los dos imputados que se encuentran prófugos en el marco de la causa por homicidio en ocasión de robo.

Se trata de un hombre de 34 años que se encuentra prófugo. En las últimas horas se había entregado otro de los acusados.

Para los investigadores, Urra Zapata es el conductor del Clío que actuó de “soporte” durante la maniobra delictiva; mientras que Vergara es la persona que estaba como acompañante en la moto que manejaba Luis Ytzcovich y que le disparó al sonidista tras un forcejeo cuando salía del boliche Mr. Jones.

José Maximiliano Vergara es la persona acusada de disparar y matar al DJ Lele Gatti.

Además del pedido de justicia por el hecho que le costó la vida al DJ marplatense, la manifestación estará dirigida a la fiscal Andrea Gómez, titular de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 4, quien lleva adelante las tareas investigativas en la causa.

Cabe recordar que, luego de que la Justicia ordenara la captura de José Maximiliano Vergara (35) como cuarto imputado en la causa y principal sospechoso de haber asesinado al DJ, trascendió que el jefe de seguridad de Mr. Jones, ya detenido, mantenía contactos con él y también con su hermano Claudio, a quien había convocado a trabajar en el bar de Playa Grande.

El dato surgió tras el peritaje realizado al teléfono celular de Fernando Romito, el encargado de la custodia del boliche, y posiblemente provoque aún más indignación entre familiares y allegados a la víctima, debido a que el hombre había estado presente durante la marcha en reclamo de justicia que se llevó a cabo días después del crimen frente al municipio.