Este martes comerciantes que no pertenecen a los denominados trabajadores esenciales realizaron una protesta permitiendo el ingreso a sus locales, una cuestión que está prohibida en Mar del Plata según lo que determinó el gobierno provincial y municipal.

Si bien la idea fue llevada a cabo por comerciantes textiles y de indumentaria, también se sumaron los dueños de algunos gimnasios quienes abrirán sus puertas al público desobedeciendo las restricciones.

No obstante aclararon que la protesta se implementa con todos los protocolos correspondientes para evitar el contagio por coronavirus: permiten el ingreso de una persona por vez a sus locales, mantendrán la medida hasta el jueves y a la espera de la sesión en el Concejo Deliberante. Aseguran que las ventas cayeron enormemente debido a que la gente evita ser atendida desde la puerta.

Por su parte, los titulares de gimnasio anunciaron una medida similar y regresarán a la actividad sin la autorización del gobierno.

Ariel Caltabiano, secretario de la Cámara Marplatense de Gimnasios y Natatorios, reconoció que "todos los lugares" con actividades afines "se organizan para abrir" el próximo miércoles 30 de septiembre, a pesar de no contar con las habilitaciones correspondientes, según reportó el portal 0223.