La construcción, ubicada en la esquina de 20 de Septiembre y Rivadavia, sufrió daños estructurales irreparables.


La demolición del edificio de cuatro pisos que resultó destruido en el incendio que arrasó a la distribuidora Torres y Liva se iniciará en las próximas semanas, tras un acuerdo alcanzado entre el Municipio y una firma especializada en ese tipo de tareas, y la operación demandará cerca de 60 días y más de $11 millones.

La construcción, ubicada en la esquina de 20 de Septiembre y Rivadavia, sufrió daños estructurales irreparables durante el siniestro que se desató en la noche del 15 de diciembre último en la sede de la distribuidora.

Al cumplirse un mes del siniestro, que produjo además daños en cerca de 50 viviendas linderas y dejó más de 100 personas evacuadas, desde el Municipio de General Pueyrredón informaron que fue adjudicada la demolición a una firma especializada, y las tareas podrían comenzar antes de fin de mes.

“Nuestra intención es empezar cuanto antes, si es posible durante enero o en los primeros días de febrero, por una cuestión de seguridad pública y por el riesgo que representa la estructura, que es sumamente inestable por los daños que sufrió”, precisó el secretario de Obras Públicas municipal, Jorge González.

El funcionario aseguró que el trabajo estará a cargo de la firma “Grupo Mitre”, una de las tres con capacidad para llevar adelante la tarea que presentaron sus propuestas, y que la contratación, “es por cerca de $11.600.000”, y ya está en su “etapa final y ha sido notificada por el área legal del Municipio a la fiscalía que investiga el caso”.

Según detalló, en la demolición “no se utilizarán explosivos”, sino una tijera neumática “con un brazo de 30 metros” capaz de retirar la mampostería y cortar las vigas y columnas de hormigón, “casi de manera quirúrgica”.

Debido a la inestabilidad de la estructura, de la que un ala completa se desprendió tras el incendio, el procedimiento será “sin presencia humana”, por cuestiones de seguridad.

Las causas y posibles responsabilidades penales del siniestro son investigadas por la Unidad Funcional de Instrucción 6, a cargo de Juan Pablo Lódola, y en el marco de ese expediente se encuentra detenido un hombre que vivía en situación de calle, acusado de iniciar el fuego al incendiar un medidor de luz.

Detuvieron a un hombre que vive en situación de calle y se sospecha que fue quien provocó el incendio en Torres y Liva (Fotos: 0223)




Comentarios