El ex jefe del ejército negó todos los cargos que se le endilgan. "Nosotros recibimos las órdenes a través de oficiales de operaciones y los jefe de compañía" explicó. 


Milani comenzó a ser juzgado el 3 de mayo en el Tribunal Federal de La Rioja por el secuestro y torturas que sufrieron en marzo de 1977 Pedro Olivera y su hijo Ramón en La Rioja. En ese proceso, también están como imputados al ex juez Roberto Catalán y al ex militar Alfredo Santacrocce. 

Vestido con el uniforme militar, el ex funcionario durante el gobierno kirchnerista inició su declaración explicando la conformación del Ejército Argentino en aquella época, para que –según dijo– “el Tribunal se de cuenta de la función, la misión y el alcance que tenía un subteniente de 21 años en un brigada”, rango que tenía en ese momento.

Alfredo Olivera

“Nosotros recibimos las órdenes a través de oficiales de operaciones y los jefe de compañía”, dijo Milani y recordó que en el primer hecho del que se lo acusa él estaba de oficial de servicio. “Nunca jamás podría haber dejado el servicio en horas de la madrugada para salir a hacer semejante operativo”, añadió.

Al hablar sobre la acusación puntual, criticó a su denunciante: “Yo no digo que yo estuve y que a Olivera no lo torturaron. Lo que yo digo es que me llama la atención la serie de contradicciones: la primera, que yo estuve, pero no pude haber estado en dos lugares al mismo tiempo”.

“Olivera, después de 35 años, se acuerda de todo y en su declaración agrega datos que no dijo antes. Dijo que fue un ‘rubiecito’. ‘Rubiecitos’ había un montón, pero además nosotros salíamos con cascos”, insistió Milani frente a los jueces del tribunal de La Rioja.






Comentarios