Lo que en términos tecnológicos será un hito para Jujuy y el país, en el plano de lo pragmático representará el beneficio de contar con energía eléctrica las 24 horas del día para poblaciones de la Puna jujeña. Se trata de la primera central híbrida térmica-fotovoltaica del mundo, que se construye en el paraje Piedra Negra, cercano a ciudad fronteriza de La Quiaca.

“Una vez que terminemos estas obras, los pobladores de todas las comunidades cercanas podrán contar con energía por generación híbrida, de gas y solar, las 24 horas del día, y su calidad de vida mejorará ampliamente”, aseguró el secretario provincial de Energía, Mario Pizarro.

El proyecto jujeño es el primero que tiene el país en materia de generación híbrida de sistemas aislados, y de acuerdo a lo calculado reducirá en más de un 25% el consumo de gas natural, como también redundará en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

El secretario de Energía, Mario Pizarro, junto a técnicos de la central híbrida que se construye en Piedra Negra, departamento Yavi.(Archivo Vía Jujuy)

Recientemente el funcionario supervisó in situ la marcha del plan de trabajo, donde comprobó un avance de obra del 69% -dijo-, lo que permitirá una vez concluida, la sustentabilidad del sistema aislado, reducir emisiones de gases de efecto invernadero y asegurar un servicio de calidad para más de 2.500 familias.

La obra fue proyectada en 2018 y al año siguiente la Secretaría de Energía del Ministerio de Infraestructura de la Provincia dio inicio a los trabajos en el paraje Piedra Negra, 273 km al norte de San Salvador de Jujuy.

A la actual central a gas natural se integra una central fotovoltaica de 2.350 kWp, previendo el funcionamiento en conjunto de ambas centrales con el objetivo dar sustentabilidad al sistema aislado provincial, que provee electricidad a La Quiaca y otras ciudades y pueblos de la zona, todo en el marco de la consiga ecologista gubernamental “Jujuy Verde”.

SOL Y GAS NATURAL, JUJUY A LA VANGUARDIA

“Esta obra de central híbrida en Piedra Negra es un hito para la provincia de Jujuy y para el país”, afirmó el Secretario de Energía, pero enfatizó que lo importante será que, con la obra terminada, “los pobladores de todas las comunidades cercanas podrán contar con energía por generación híbrida, de gas y solar, las 24 horas del día, mejorando su calidad de vida”.

Describió Pizarro que en el predio ya se instaló el cerco perimetral, se ejecutó toda la obra civil y la empresa contratista avanzó en las tareas de hincado y montaje de las estructuras, las cuales son dispuestas en seis filas de 34 unidades cada una, portando los paneles solares que llegan a Jujuy desde Buenos Aires, tras haber pasado por la Aduana y validado los requerimientos del Instituto Argentino de Normalización (IRAM).

También se montó el tablero de servicios auxiliares y el controlador híbrido en la central, agregó.

"Continuaremos construyendo Jujuy Verde, una provincia atenta a las cualidades de sus territorios y con la lógica que nos enseña la Pachamama", dijo Pizarro al recorrer las obras en Piedra Negra.(Archivo Vía Jujuy)

La planificación prevé pasar a la etapa constructiva del espacio destinado a los equipos de almacenaje de energía en baterías de litio.

Para resumir su relevancia, el equipo técnico a cargo del proyecto explicó que incorporando un campo fotovoltaico para convertir la energía solar en energía eléctrica y un banco de baterías de ion-litio, las obras en Piedra Negra conformarán una nueva central híbrida, recurriendo en forma simultánea a dos tecnologías de generación eléctrica.

“De acuerdo al plan de gobierno iniciado a fines de 2015, continuaremos construyendo un ‘Jujuy Verde’, con el cuidado de la Pachamama a través de las energías renovables, las energías limpias que el mundo necesita”, completó Pizarro.