Se trata de una iniciativa que lleva adelante la Municipalidad de Jesús María a pedido de padres de la ciudad.


En el marco de una política iniciada algunos años y por solicitud de los padres de alumnos locales, la GUM (Guardia Urbana Municipal) realizó controles de alcoholemia a conductores de colectivos de viajes de fin de curso.

En las últimas horas, se tomaron muestras en tres puntos de partida: en la Terminal de Ómnibus, en frente de la Escuela Gendarmería Nacional, y en la esquina de Vicente Agüero y General Cabrera.

Todos los casos dieron resultados negativos en las pruebas de alcoholemia.

Ya se han realizado seis controles de este tipo, una cifra similar a la registrada en 2018, sobre todo en los últimos meses del año.




Comentarios