Un emprendedor de Puerto Libertad, en el norte de Misiones, inventó un insecticida y repelente en base a vegetales típicos de la selva misionera. El producto resulta muy rendidor y económico y no es tóxico según el dueño de la pequeña empresa que lo fabrica.

José Rey es el creador de Inocuo como bautizó al producto que el insecticida está registrado en los organismos de control, en cuyas listas también figuran otros inventos suyos.

El liberteño sostiene que se trata de "un compuesto vegetal, natural, atóxico y ecológico" especial para usar en ambientes donde viven o circulan personas con alergias, afecciones de la piel o del aparato respiratorio.

La empresa familiar se denomina Productos Naturales de Excelencia, que también lanzó un aperitivo estimulante del apetito que a la vez mejora las funciones del hígado, un bálsamo sanador de golpes, torceduras, calambres y heridas; y otro líquido que combate caspa y seborrea, y también piojos y liendres.