El día de ayer a las 19 horas se llevaba a cabo una marcha organizada por vecinos de la ciudad de Clorinda en el “Cristo de la hermandad” que se encuentra situado en el ingreso de la ciudad, sobre la ruta nacional Nº 11.

En forma simultánea y con evidente mal tino, el Ministro de Educación, Alberto Zorrilla y el Ministro de la Comunidad, también a cargo de Desarrollo Humano, Aníbal Gómez, visitaban el Hospital, Felipe Arnedo y recorrerían algunas escuelas por el inicio de clases en esa ciudad.

Una de las manifestantes, Miriam Filippini y otras cuatro personas fueron hasta donde estaba el vehículo oficial y llevó la protesta a los funcionarios. Se paró frente a al camioneta oficial que transportaba a los funcionarios y le colocó una bandera que decía “Clorinda libre” sobre el frente del vehículo.

Solicitó durante más de una hora hablar con los ministros y no permitió que movieran el vehículo del lugar, sin embargo lejos de acercarse a dialogar, los representantes del gobernador, Gildo Insfrán, solicitaron la llegada de cerca de siete patrulleros y más de cincuenta policías.

La policía se abalanzó sobre la mujer, ataviada como una presa, y la detuvieron para colocarla en la caja de un patrullero para llevarla hacia la comisaría del municipio. Inmediatamente y vía celular, el resto de los manifestantes que estaban sobre la ruta se dirigieron a la Comisaría.

Allí se dieron varios incidentes, donde con efectivos munidos de armas largas y el rostro cubierto, sumados al resto que no tenían placas identificatorias. Se sucedieron empujones, insultos, hasta que luego de dos horas permitieron la liberación de Miriam.

Los vecinos pidieron la liberación de Filippiniwebv

Al respecto la protagonista, después de su liberación, dijo que: “Agradezco a todos el aguante. Tenemos que protestar más fuerte. Ellos son funcionarios públicos y no les costaba nada salir a hablar conmigo, no, mandaron cientos de policías”.

Vecinos piden el levantamiento del bloqueo sanitariowweb

Agregó que, “Es hora de que nos escuchen, vienen a escondidas y se van a escondidas, solo quería hablar con ellos. Me pisaron los pies con la camioneta y la verdad que la estamos pasando muy mal. Estamos en democracia y no tenemos que dejarnos avasallar por estos gobernantes”.

Finalmente expresó que: “Con el voto castigo se van”.