La Justicia federal dio lugar al pedido presentado por los senadores Luis Naidenof y Martín Hernández luego de que Formosa regresara a Fase 1. La jueza Belén López Macé dio 72 horas al Gobierno de Gildo Insfrán para que adecúe los protocolos y que el ingreso o salida de la provincia sea sin necesidad de realizar aislamiento, salvo los casos especificados en el DNU presidencial.

Luego de que se detectaran 17 casos positivos en la capital provincial, el gobierno formoseño decidió endurecer las restricciones que implicaba la finalización de los permisos de circulación. Ante esta situación los legisladores exigieron ante las autoridades que se “libere y reestablezca la libertad ambulatoria de todas las personas que se encuentran aisladas por haber ingresado a la provincia y cuentan con PCR negativo en cumplimiento a la norma federal DNU 168/21 (y que) se abstenga de aislar a las personas que ingresen al territorio provincial y no sean casos positivos de COVID-19, sospechoso y/o contactos estrechos conforme lo establece la autoridad Nacional, conforme DNU 260/20 DNU 125/21 Y DNU 168/21″.

Al dar lugar al habeas corpus colectivo, López Macé exigió que “en un plazo de 72 horas proceda a dictar y/o adecuar su protocolo de ingreso al territorio provincial garantizando la libre circulación interjurisdiccional conforme los parámetros establecidos en el DNU Nº 168/21, en razón de los fundamentos desarrollados”. Esto lo debe hacer el Gobierno provincial y/o el Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19.

Esta medida exige que se revea la situación de las personas que están aisladas en la provincia por su ingreso: se deberá ver la situación de cada uno y si estos presentan PCR negativo, el aislamiento debe concluir. Solo los casos sospechosos, personas con síntomas o contactos estrechos podrán permanecer en cuarentena, el resto de las personas pueden circular libremente.