Una nueva jornada de protestas se vivió este sábado en la provincia de Formosa, donde comerciantes volvieron a movilizarse contra el regreso a la fase 1 de cuarentena por la pandemia de coronavirus que decretó el gobernador Gildo Insfrán.

Los manifestantes se concentraron a partir del mediodía en la Casa de Gobierno, donde el viernes se produjo una feroz represión policial. “Queremos trabajar”, es la consigna unánime entre los manifestantes.

La gran mayoría de los formoseños repudió la decisión gubernamental para frenar la propagación del coronavirus en su jurisdicción. “Formosa libre”, “No más fase 1″ y “Todos somos esenciales” son algunas de las frases que más se repiten entre los carteles que exhiben para expresar su disconformidad con las autoridades locales.

Después de la primera protesta masiva que terminó con balas de goma y gases lacrimógenos en las calles de la ciudad, el viernes por la noche los comercios abrieron y se colmaron de gente. Este sábado, la actividad se repitió a partir del el mediodía y los formoseños marcharon frente a la Gobernación para exigir que se levante la fase 1 de la cuarentena.

La primera protesta masiva terminó con balas de goma y gases lacrimógenos en las calles de la ciudad, Clarín

La medida, según los vecinos, no solo es considerada excesiva, sino que resultó la “gota que rebasó el vaso” luego de varios meses de denuncias y cuestionamientos al poder provincial, que incluyeron demandas por violaciones a derechos humanos y abuso de autoridad.

Ante la nueva manifestación, el gobierno de Insfrán decidió reforzar los controles y blindar el centro de la capital. En el fuerte operativo, efectivos policiales se dispersaron y apostaron en diferentes accesos. Allí pidieron permisos de circulación a quienes se desplazaban en motos y vehículos. En caso de no contar con la documentación, se impidió el paso.