En un acto realizado en la localidad de Mojón de Fierro al inaugurar la Escuela de Educación Primaria de Frontera (EPEPF) N°2 "Provincia de Formosa", junto al vicegobernador, Eber Solís, el gobernador, Gildo Insfrán, se refirió a los "varados" y la crisis sanitaria causada por el ingreso administrado a la provincia.

El mandatario dijo que la pandemia no solamente afecta a los formoseños y a los argentinos sino a todo el mundo y cuestionó que, "Nos traten de dictadores y digan que cortamos libertades por las medidas que tomamos para evitar que esta enfermedad cause estragos como lo ha hecho en otros lugares".

En medio de más 800 Hábeas Corpus, declaraciones de inconstitucionalidad de la Cámara de Apelaciones, el pronunciamiento de Amnistía Internacional Argentina, instó a recapacitar a la gente ya que se vive una situación extremadamente difícil que no es normal y aseguró que: "Ante un contexto excepcional "las medidas que se deben tomar también tienen que serlo".

"Estoy de acuerdo cuando dicen que se tiene que garantizar la libre circulación porque es un derecho constitucional. Pero también lo es el cuidado de la salud", aseveró. En este punto planteó: "Si estamos en una pandemia y como los abogados suelen hablar sobre la pirámide de Kelsen, o sea el orden relativo de las normas legales, ¿qué derecho está por encima de todo en este momento? ¿Qué derecho estaría en el vértice de esa pirámide? Para mí está el derecho a la salud y la vida. No puede estar por encima de ello el derecho a la libre circulación".

Insfrán justificó las decisiones que se adoptan desde el Consejo de Atención Integral a la Emergencia COVID-19, el cual preside, "son medidas restrictivas que se toman ante la pandemia". "Sabemos que no son agradables. ¿O ustedes piensan que nos reunimos todos los días para ver a quién lo incomodamos en su quehacer diario? No. Nos reunimos todos los días para tomar decisiones para que ningún formoseño sufra las consecuencias", marcó.

Prosiguió diciendo que "lamentamos mucho la pérdida de la vida de un formoseño. No nos acostumbremos ni naturalicemos lo que está pasando en otros lugares de nuestro país, donde hay 350, 400 muertos por día".

Pidió aquí que "aguantemos un poquito más", ya que "hace poco el señor presidente de la Nación, Alberto Fernández, nos dio una muy buena noticia para tener esperanza: la vacuna contra el COVID antes de fin de año la tendremos en la Argentina", recalcando que "se está trabajando como nunca en toda la logística para que a lo largo y ancho del país se puedan vacunar primeramente aquellas personas expuestas, que son las de la salud, la seguridad y los mayores de 60 años".