El día de ayer el Concejo Deliberante de la ciudad de Formosa aprobó el aumento del servicio de transporte urbano a $25 pesos el boleto común y a $35,15 el de trasbordo. A su vez presentaron un proyecto de regulación de la pirotécnica que contempla excepciones para actos políticos o de cualquier naturaleza.


El Concejo Deliberante aprobó el día de ayer el aumento del pasaje del servicio de transporte urbano dejando el boleto al valor de $25 pesos, en tanto que el boleto que contempla el trasbordo pasó a costar $35,15.

La oposición por su parte planteó que el costo total del boleto estudiantil gratuito, coincidía en el monto global con la necesidad del financiamiento de este boleto estudiantil. Volvieron sobre el planteo de un financiamiento privado o del gobierno de la provincia pero no que lo tengan que soportar los ciudadanos con este nuevo aumento.

Por su parte el oficialismo planteó el “abandono” por parte del gobierno nacional al quitar el subsidio al transporte, al ser responsable de la inflación, causa directa de la variación de los costos y los valores que se modifican en los mismos para la empresa. Finalmente con el voto negativo del bloque opositor se aprobó el aumento.

Pirotecnia prohibida pero con excepciones

Otro de los temas relevantes tratado fue la regulación por parte del municipio de la pirotecnia en la ciudad de Formosa. En principio había dos proyectos que se habían tratado en la Comisión de Legislación pero el que llegó al recinto era un tercero totalmente distinto y que no se había acordado en la respectiva Comisión y que motivó que algunos concejales no quisieron suscribir.

En términos generales el proyecto hablaba de la prohibición de pirotecnia sonora y con un límite mayor a 65 decibeles medidos a una determinada distancia con “excepciones” que serían determinadas por el ejecutivo municipal.

Familiares de personas con TEA participaron de la sesión

La oposición por su parte dijo que el proyecto no era el que se había conversado, era uno nuevo y que el oficialismo hacía gala de una “gran hipocresía” con el daño que causaba la pirotecnia en el medio ambiente, en los animales y sobre todo en las personas con TEA (trastorno del espectro autista), peor aún, después de haber montado una campaña con los familiares y “mascoteros” para terminar con la pirotecnia.

La norma según apreciaron estaba hecha a la medida del gobierno provincial y municipal que podría autorizar a discreción el uso de la pirotecnia para cuanto acto político o evento de cualquier índole estimasen.

Los legisladores comunales del oficialismo plantearon un escenario de futuros planteos de inconstitucionalidad de la norma por parte de empresarios de la pirotecnia que tendrían un perjuicio para el municipio pero esto fue rebatido por la oposición que habló de los fallos a favor de la pirotecnia cero en varios municipios del país y que era competencia de la Justicia el determinar si se imponía el interés de no más de 10 empresarios de la provincia sobre la salud pública de miles de formoseños.

Familiares, entidades, referentes y profesionales vinculados a protección de animales como así también relacionados a personas con TEA siguieron de cerca la sesión, aplaudiendo la intervención a favor de la pirotecnia cero y abucheando el proyecto oficialista que solo pretende el darle vía libre al uso de la pirotecnia de manera discrecional.

Finalmente y debido al empate en número, la ordenanza ambigua respecto del uso de la pirotecnia fue aprobada gracias al presidente del Concejo Deliberante, el concejal Darío Di Martino que levantó las dos manos haciendo una gracia en un momento en donde los familiares se lamentaban la aprobación de esta ordenanza.





Comentarios