Es el paso que une San Pedro (Argentina) con Paraíso (Brasil) y a partir de esa fecha estarán las autoridades de la policía federal brasilera.


Oscar Proenza, presidente de la Cámara de Comercio de San Pedro, dijo días atrás que en los próximos días, se habilitaba el paso para que los turistas puede ahorrar kilómetros para llegar hasta las playas del Sur de Brasil. Sin embargo, en las últimas horas tuvo que desmentir la primera versión, ya que las autoridades de la Policía Federal brasilera, recién a partir del 17 de diciembre estarán apostados en el control migratorio.

Vale recordar que tanto Gendarmería como los inspectores migratorios argentinos, traban de 7 a 19 horas cada día, del lado argentino. Pero a partir de la declaración del comerciante, varios turistas argentinos llegaron hasta el Paso Rosales y no lograron cruzar la frontera porque no había autoridades del vecino país. Es que el único permiso que hasta el momento se otorga, es para el tránsito vecinal fronterizo, que permite circular hasta un radio de 50 kilómetros.

El pasado verano y hasta fines de junio, el paso funcionó completamente, pero luego la fuerza brasileña se retiró del lugar, alegando que la escasa cantidad de turistas que cruzaba por allí, no ameritaba la presencia de los mismos




Comentarios