Gracias a las redes sociales, el fiscal Federal N°1 de Córdoba, Enrique Senestrari, descubrió que una narcotraficante condenada a prisión domiciliaria no cumplía su pena. La mujer realizó distintos posteos en los que se mostraba fuera de su casa, incluso en diferentes eventos.

Según informó El Doce, el letrado “stalkeó” a Ingrid Florindo en reiteradas ocasiones hasta que logró recabar la información necesaria para probar que no cumplía el arresto. Entre esas pruebas se destacan fotos y videos de la mujer con un músico de la banda cuartetera “Cachumba” y un vídeo participando en un partido de fútbol.

Esta técnica de revisión a través de las redes sociales se denomina OSINT (Open Source Intelligence), conocida como inteligencia en redes abiertas. Con esta información, Senestrari solicitó que se le revocara el beneficio del arresto domiciliario, pedido al que dio lugar el Tribunal Oral Federal N°1 a pesar de la argumentación de la defensa.

Narcotráfico interprovincial

Ingrid Florindo fue encontrada culpable, junto a otros tres hombres, de traficar más de 300 kilos de marihuana desde Corrientes a Córdoba. De acuerdo con la investigación, la mujer tenía contactos con proveedores de drogas de Tucumán, Salta, Bolivia y Paraguay.