Pilar, a 40 kilómetros de la capital cordobesa, es la primera localidad de la provincia de Córdoba en tener prohibido ejercer cargos públicos a personas condenadas por corrupción y otros delitos, tras las últimas elecciones en la que su ex intendente fue candidato estando ya condenado a cinco años de prisión.

La llamada Ficha Limpia ya está vigente tras haberse aprobado en su Concejo Deliberante una ordenanza municipal y además de los delitos de corrupción excluye de todo cargo público a condenados por delitos contra la vida, la libertad y la integridad sexual, entre otros.

Sobre este nueva herramienta legal, opinó el propio intendente de Pilar, Leopoldo Grumstrup, y recordó: “Nos tocó competir electoralmente contra una persona que estaba privada de su libertad”, dijo a Cadena 3.

Seguidamente, sostuvo que la ficha limpia “es trabajar sobre la base de una sociedad más justa, más igualitaria y darle una garantía esencial al elector de que a quien elija lo haga con responsabilidad, con decencia, con el compromiso de lo que es asumir un rol en el cargo público”, explicó.

Por último comentó que “aquellas personas condenadas en primera instancia por delitos contra la administración pública no podrán ocupar cargos públicos electivos y por lo tanto no podrán presentarse a competir”, cerró.