“Son experiencias, aprendizajes. Estoy contento de estar acá en Talleres y sé que debo volver a ganarme un lugar. A lucharla como lo hice siempre”. Con la convicción que lo caracteriza, Guido Herrera retomó los entrenamientos con el club, en el regreso de las vacaciones, y tras el paso en falso en el fútbol turco.

“Sólo uno sabe lo que vivió ahí. Jugué de la nada, casi sin pretemporada. Era un equipo nuevo, con 16 refuerzos. Hasta que el equipo se encontró, pasaron varias fechas. Recuerdo haber cometido un error técnico. Y después me hicieron goles como los que le hacen a todos los equipos”, explicó en Cadena 3 sobre su escasa continuidad en el Malatya Sport.

“Después hubo cambios y me tocó salir. Y atajé en un partido de la Copa de Turquía y jugué muy bien y pensé que podía tener una chance, pero no. Tuve una charla con el técnico y me dijo que yo no podía darle a él lo que él pretendía para un arquero en Turquía. Y encima el club estuvo en un momento malo económico. Supe que no iba a jugar por más que dejara el alma en cada entrenamiento”, detalló el arquero.

También explicó como se dio su regreso a Talleres: “Hablé con Andrés (Fassi), de que la mejor decisión era volver y pelear un puesto acá”. Hoy por el plantel Albiazul cuenta con cuatro arqueros, Marcos Díaz, Mauricio Caranta, el juvenil Joaquín Blázquez y el propio Herrera; para afrontar tres competencias: el torneo local, la Copa Argentina y la Copa Sudamericana.