La decisión de Fernando Quiroz de no continuar no fue tan sorpresiva, porque su una compleja situación familiar lo hacía prever. Pero sí resultó un tanto inesperado que también diera un paso al costado Mariano Carbonari, vice presidente de Instituto y miembro de la subcomisión de fútbol.

No pertenezco más a la Comisión Directiva de Instituto. La dirigencia, que tiene personas que trabajan de manera incansable, necesita descomprimir esta situación luego de la eliminación. Tenía que rodar una cabeza”, graficó Carbonari.

Más allá de ser el receptor de las mayor parte de las críticas por otra frustración deportiva, con un Instituto que cayó ante Defensores de Belgrano y perdió la chance de pelear por el segundo ascenso, la renuncia de Carbonari llamó la atención.

“Mi nombre irrita y yo creo que lo más saludable para esta comisión que la integra gente de bien y muy exitosa, es que el que se haga cargo tome todas las decisiones como yo hasta hoy en el fútbol”, explicó.

“No haber avanzado el domingo hizo que hoy ‘Tito’ (por Roberto Castoldi, el presidente) y Juan Manuel (por Cavagliatto, vice 2°), y todo el club esté cuestionado. Instituto necesita paz para seguir profundizando cambios y tiempos que mi gestión ya los agotó. No hay paciencia y somos víctimas de cuestionamientos y agresiones que dañan al club”, puntualizó.

El plantel regresa el 28 de enero a los entrenamientos, por ahora sin técnico (¿será Daniel Miliki Jiménez el designado?), y con una subcomisión de fútbol desmembrada.