El standupero Fernando Sajiao llega a Córdoba el próximo jueves 28 de octubre, con su espectáculo SOLO. Sanjiao se ha convertido en uno de los mayores referentes del género y ha lograda generar una importante cantidad de adeptos que se identifican con sus monólogos sobre frustraciones y miedos.

//Mirá también: Juan Barraza llega a Córdoba: “Cuando hay crisis es cuando más se necesita a los comediantes”

“Es un show para hacer terapia”, adelantó Fernando a Vía Córdoba. SOLO se encarga de burlar la vida en una familia de clase media, sumando a las experiencias que dejó la pandemia. “En este standup nos reímos de que nos equivocamos y de que la vida pasa por ahí”, resume.

Fernando Sanjiao llega a Mendoza con su unipersonal "Solo".

Hablamos sobre su presente artístico, la decisión de ser parte del mundo del stand up y si extiste o no, el “humor restringido” en el 2021.

_ Primero, ¿qué te significa el volver a pisar el escenario?

Es una gran alegría. Se suma una excitación de volver a encontrar al público. La emoción se siente en el aire y las risas son más risas, porque en este contexto nos podemos liberar de muchas cosas que tenemos adentro y es algo que planteo al principio del show. La gente, a pesar de que hablo de cosas muy reales, se mete en este universo que planteo y nos divertimos mucho.

_Volves a Córdoba después de mucho tiempo...

Si, estoy muy contento. Nos vamos a divertir un montón y vamos a liberar eso que nos vienen pasando desde hace mucho. Además, el público cordobés es muy divertido, siento que estoy actuando para otros comediantes que se toman la vida con mucho humor.

_¿Cuánto se improvisa en el show?

Cada chiste está pensado, pero siempre se maneja con el público. Es como que, en un momento, todo es muy natural. Se dice que el buen stand up es una charla, entonces no se tiene que notar que estás contando chistes o que tenés un guion atrás.

Fernando Sanjia

Lo que sí uso, es aquello que me pasa en el día. En este show, usaremos la relación que tiene un porteño con la ciudad de Córdoba. La gente se ríe mucho cuando hablas de algo tan cercano.

_¿Por qué elegiste el stand up?

No lo elegí, en realidad fue algo que se dio naturalmente, porque yo no esperaba dedicarme a algo artístico. Siempre me gustó ser parte del público del stand up. Era muy vergonzoso y no me imaginaba actuando, y después lo fui haciendo y me gustó.

El stand up es un género muy vivo. Valoro mucho el estar hablando de algo de mi infancia y que de pronto el público esté ahí en el living de mi casa, y que lo identifiquen y conecten con su experiencia personal. Ese hecho de meterse en el universo del comediante es algo que se disfruta mucho en vivo.

_¿Haces el mismo humor que cuando arrancaste en 2003?

Creo que no; obviamente, hay unas cosas de base que quedan, como mi forma de ser y el aceptar mis derrotas. Fui aceptando cada vez más mis frustraciones y vi que mi estilo iba por ahí. El monólogo de “El Tímido” tuvo mucho éxito, y me permitió darme cuenta que tenía mucho material de ese estilo.

//Mirá también: Chano vuelve a los escenarios: ya se venden las entradas para su show en Córdoba

_¿Te sentís identificado con la expresión “Ahora no se puede hacer chistes con nada”?

No, la verdad que no. Creo que tenemos que verle el lado positivo a la cuestión. En la comedia, está la voz del público que te puede decir si algo les ofende o no, y es una manera de formarte; porque la comedia funciona sólo con el público.

Me parece que esa maduración te ayuda a personalizar el diálogo. Yo hablo en el escenario de cosas incómodas, pero las pongo en un lugar de lo que a mí me parece que está bien o mal; y esa mirada del otro, te ayuda a no generalizar y estigmatizar.