El trágico episodio que envuelve a la muerte de Walter Leyva, un guardia de seguridad que fue baleado mientras circulaba por barrio José Hernández al momento de que se producía un asalto, mantiene consternados a sus familiares.

//Mirá también: Un detenido por la muerte de un hombre en barrio José Hernández

La exsuegra y el excuñado del hombre de 40 años baleado en la cabeza expresaron el dolor que sienten por la terrible situación. Además, comentaron que los hijos de Leyva, una adolescente de 15 años, un nene de 8 y un pequeño de 3 todavía siguen el shock.

“Tremendamente conmovidos, muy tristes estamos. Nos arruinaron la vida anosotros y mi hija. Mis nietos están destrozados”, expresó la mujer a El Doce.

Y detalló: “Él pasaba de casualidad por ahí y fue la desgracia que lo agarró ahí. Lo agarraron de rebote. Ellos no se metieron para nada, pasaban por ahí cuando esta gente estaba asaltando a la rotisería”.

//Mirá también: Córdoba violenta: lo atacan a balazos cuando estaba en una plaza

Por su parte, el excuñado de Leyva también comentó cómo fue que se enteraron del trágico suceso. “Por medio de una madre de un compañerito de Luciano, mi sobrino. Mandó un mensaje que habían escuchado sirenas y que le habían pegado un tiro a un chico y no sabían a quién. Nosotros ni nos imaginamos que era nuestro cuñado”, aseguró el hombre.

Y explicó: “El venía de la casa de los suegros, de pasar el Día del Trabajador. Creo que trabajaba en un edificio, lo iban rotando”.

El caso

El sábado pasado al menos tres sujetos a bordo de un Volkswagen Gol blanco llevaron adelante un raid delictivo en la zona de barrio José Hernández. En calle Azul al 2.900 asaltaron una rotisería amenazando a los trabajadores del lugar y le robaron la moto al delivery luego de atacarlo a culatazos.

En un momento, por esa misma cuadra Walter Leyva apareció a bordo de su motocicleta junto a su novia, ambos volvían de un asado por el Día del Trabajador. El hombre, que se desempeñaba como guardia de seguridad barrial, circulaba “de casualidad” por la zona cuando fue atacado a balazos.

Con la intención de robarle la moto, uno de los delincuentes le disparó a Leyva directo en la cabeza. En la madrugada del domingo finalmente murió en el Hospital de Urgencias de Córdoba, tras agonizar varias horas.