Luego del brote de coronavirus en Oliva, ciudad vecina de la localidad de Oncativo, el intendente, Gastón Re, declaró el alerta sanitaria y dio marcha atrás a algunos de los protocolos en vigencia.

Re aclaró que las medidas se toman por temor a la circulación del virus, ya que ambas localidades están separadas por solo 18 kilómetros.

Desde este lunes, por al menos 72 horas, se suspende el protocolo de apertura para los establecimientos gastronómicos, quedando solamente permitido el sistema de delivery o take away.

También quedan prohibidas las celebraciones religiosas y las prácticas deportivas. Mientras tanto, la Municipalidad de Oncativo intensifica controles en la localidad y en sus accesos.

"Necesitamos el acompañamiento de todos ustedes. No utilicemos los espacios públicos y salgamos solo si es necesario", pidió Re a los vecinos.