La cifra de contagios en la provincia sanjuanina no cesan. Este último miércoles confirmaron 318 nuevos casos de coronavirus y la cifra ascendió a 4.376. A esto se suma la preocupación por la cantidad de trabajadores esenciales, los que enfrentan al virus cara a cara, con proceso infeccioso. En la Policía de San Juan, por ejemplo, ya son 100 los positivos y más de 300 los casos sospechosos, que se encuentran aislados por haber estado en contacto con algún caso confirmado.

Para frenar el avance de la pandemia en este sector, desde la Fuerza decidieron dejar de custodiar las puertas de los hoteles donde se alojan los repatriados y destinar esos recursos a la seguridad de la provincia.

"Vamos a darle la responsabilidad a las personas que se queden cumpliendo el aislamiento en los hoteles. Además, los responsables de los alojamientos tendrán la responsabilidad de dar aviso telefónicamente ante cualquier movimiento extraño o persona que no quiera cumplir con la cuarentena", dijo Abel Hernández, subsecretario de Seguridad, en diálogo con Estación Claridad.

Son más de 400 los policías afectados por el coronavirus, entre positivos y sospechosos. La situación es aún más crítica porque de los 100 casos confirmados hay 40 uniformados que pertenecen al grupo de riesgo, por lo que no están trabajando.

Hernández explicó que en San Juan son 5.500 los efectivos que pertenecen a la fuerza. Por eso no está descartada la idea de sumar policías ya retirados ante la baja del personal por los contagios. "Todos los días estamos tratando de hacer lo posible para evitar más contagios. Se busca un equilibrio desde las unidades operativas hasta las comisarías", agregó el funcionario.