Usaban su kiosco como una pantalla ya que además de golosinas y gaseosas también expendían otros "caramelos" a los clientes de confianza, pero fueron detenidos en un procedimiento en el que también cayó su hijo, un adolescente al que habrían puesto a vender drogas.

El allanamiento fue en barrio Cooperativa El Progreso este jueves y quedaron detenidos un hombre de 52 años, su esposa de 39 y el hijo de ambos, de 16, según informa este viernes el Ministerio Público Fiscal de Córdoba.

En el interior del kiosco los policías hallaron 245 envoltorios con cocaína, 73.500 pesos y elementos presuntamente relacionados al fraccionamiento y comercialización de la sustancia ilegal, de acuerdo al detalle divulgado en la comunicación oficial emitida por el MPF.

Tras las detenciones, la Fiscalía de Lucha contra el Narcotráfico del segundo turno, ordenó el trasladado del matrimonio a sede judicial, por supuesta infracción a la Ley Nacional de Estupefacientes; mientras que el chico quedó a disposición del Juzgado de Menores.

Tenían 245 dosis de cocaína y más de 70.000 pesos en efectivo.