El Foro de Intendentes de la UCR solicitó "medidas extraordinarias" a las administraciones nacional y provincial mediante un comunicado. Tras describir la situación de los números de los municipios, sostuvieron que "mientras la emergencia nos demanda el doble o triple de los recursos habituales, la realidad muestra una marcada baja en la coparticipación y en la propia recaudación de tasas, consecuencia de las limitaciones impuestas por la cuarentena, llegando incluso a la ruptura de la cadena de pagos". En ese marco, intendentes y jefes comunales radicales decidieron este martes pedir una "solución de coyuntura": un adelanto de la coparticipación.

La alarmante caída de la coparticipación de impuestos y de la recaudación por el parate económico puso contra las cuerdas a las cuentas públicas, al punto que la Provincia y la Municipalidad decidieron emitir títulos para afrontar parte de las deudas.

Al solicitar el adelanto de la coparticipación, el Foro de Intendentes fundamenta que es "un mecanismo de financiamiento rápido para atravesar la contingencia".

En ese marco, los intendentes dijeron respecto de las cuentas de las localidades y comunas que administran: "La pandemia de coronavirus que estamos viviendo en el país, es una de esas coyunturas de emergencia que está ampliando la responsabilidad de los municipios y comunas a niveles históricos, nunca producido antes", según informó La Voz.

De esa manera expresaron que sería una solución responsable un adelanto de la coparticipación por parte del Gobierno nacional a Córdoba, para que la Provincia repita el mecanismo y derrame esos recursos hacia los municipios y comunas.

"No estamos pidiendo un subsidio, no queremos generar más déficit público. Sólo solicitamos un adelanto de los fondos que son nuestros, asegurando un mínimo similar a lo recibido el año pasado más ajuste a la inflación. La diferencia entre el mínimo de garantía pedido y lo que corresponda por recaudación, nos comprometemos a devolverlo de manera acordada", expresa el comunicado de dicho Foro.

La semana pasada, los intendentes radicales habían denunciado públicamente que la Provincia había aplicado un fuerte recorte en los fondos coparticipables. Como consecuencia, el Gobierno provincial anunció que no cobrará durante tres meses deudas a los municipios del interior.