El sector citrícola atraviesa una situación compleja a causa de la faltante de mano de obra. Este escenario fue advertido por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) desde donde manifestaron su preocupación por la falta de mano de obra en el campo.

Ahora, Ariel Panozzo Galmarello, presidente de la Federación del Citrus de Entre Ríos (FECIER), explicó que la situación también se refleja en la citricultura. “Es un tema que hace años lo venimos trabajando con diferentes políticos para ver qué solución le podemos encontrar porque cada vez se hace más complicado conseguir mano de obra”, señaló el dirigente.

La citricultura es un sector que requiere de mucha mano de obra y abarca un trabajo temporario; no obstante, desde la FECIER explican que cuando se consigue “la mayoría tiene planes sociales, entonces te piden no inscribirse porque después no pueden volver a pedir el beneficio”. Ante esta realidad, Galmarello explica que “tener un trabajador en negro es correr mucho riesgo”.

Actualmente, en plena campaña el sector necesita un aproximado de “entre 15 y 20 mil puestos de trabajo directo”, indicó a ElOnce. “Hay trabajos que se extienden por tres meses, otros por seis y otros hasta casi 10; si hablamos de un promedio sería de seis”, detalló.

Por último, comentó que un pago promedio para los cosecheros es de “1100 a 1200 pesos el jornal, aunque eso varía entre empresas o si es para mercado interno o para afuera”.